La pareja gay que no pudo casarse pidió a justicia que multe a Macri.

La pareja gay que no pudo casarse el martes pidió a la justicia que aplique multas al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, por no acatar el fallo que autorizó el matrimonio, mientras la Federación LGBT solicitará una entrevista con la presidenta Cristina Fernández para que el Congreso trate este año el proyecto de matrimonio. El abogado Gustavo López, que representa a la pareja de Alex Freyre y José María Di Bello, dijo a DyN que pidió a la jueza porteña Gabriela Seijas que “aplique sanciones económicas a Macri y al director del Registro Civil, Alejandro Lanusse”, por cada día de demora en incumplir su fallo.

López también reclamó a la magistrada, quien habilitó el casamiento que no se realizó el martes, que otorgue intervención a la justicia penal “para que se investigue si algún funcionario cometió el delito de desobediencia”.

El gobierno porteño decidió el martes que “provisoriamente” no se realizara el matrimonio entre Freyre y Di Bello a raíz de dos fallos de la Justicia Civil Nacional que ordenaron la suspensión del casamiento hasta que se resuelva sobre la nulidad reclamada en la habilitación dispuesta por Seijas.

En el marco del conflicto judicial producido por fallos en distinto sentido, el procurador porteño, Pablo Tonelli, pidió a la Corte Suprema de Justicia que defina qué tribunal es competente para resolver sobre el casamiento, si la justicia de la Ciudad o el fuero nacional, informaron fuentes judiciales.

La titular del juzgado civil 85, Marta Gómez Alsina, y la Sala E de la Cámara, habían suspendido el matrimonio por considerar que Seijas no tenía competencia para autorizar el casamiento, a raíz de que la figura se rige por el Código Civil y cualquier presentación sobre el tema debe ser resuelta por ese fuero.

Por su parte, Seijas envió un escrito al Registro Civil del barrio porteño de Palermo el mismo día en que estaba previsto el matrimonio y ordenó casar a la pareja.

“Ahora estamos trabajando en lo que vamos a contestar a los fallos de la justicia civil que suspendieron el casamiento”, explicó López.

La Corte Suprema, por su parte, deberá resolver el pedido de competencia de la Ciudad y otras dos causas presentadas por una pareja de mujeres y otra de hombres para casarse, rechazadas por la justicia civil.

En tanto, la Federación LGBT pedirá a la presidenta Cristina Fernández que el proyecto que habilita el casamiento entre personas del mismo sexo se trate en 2009 en el Congreso, mediante una carta que militantes, entre ellos Freyre y Di Bello, entregarán mañana a las 8 en Casa de Gobierno. La entidad, que hará lo propio con el titular del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, y el jefe del bloque oficialista de la Cámara de Diputados, Agustín Rossi, rechazó la creación de un instituto jurídico que reconozca a las uniones de personas del mismo sexo los derechos que otorga el matrimonio.

La Federación manifestó en un comunicado que la creación de la figura está impulsada por “algunos referentes políticos, entre ellos Gabriela Michetti y la jerarquía de la Iglesia Católica”.

La defensora adjunta del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Graciela Muñiz, inició una investigación para averiguar la identidad del funcionario del Registro Civil que no ofició el matrimonio entre Freyre y Di Bello, que estaba previsto para el martes en el barrio porteño de Palermo.