Gendarmería y Policía continuaban apostados para desalojar a familias que ocupan vereda en Flores

La Gendarmería Nacional y la Policía Federal continuaban este mediodía desplegados para concretar el desalojo de un grupo de familias que montó precarias viviendas desde el año pasado en una vereda del barrio porteño de Flores y que anunciaron resistirán a la medida judicial.

El operativo, del que participaban 160 efectivos de las fuerzas de seguridad, se realizaba en la intersección de las avenidas Riestra y Lafuente, en la zona del bajo Flores, donde la vereda fue ocupada mayoritariamente por cartoneros en noviembre de 2010.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Social porteño, María Eugenia Vidal, indicó que personal de su área se encontraba en el lugar y adelantó que aquellas familias que “no tengan donde ir o reubicarse, la Ciudad le ofrecerá la red de refugios y hogares”.

La vereda tomada es lindera a varios campos deportivos, como el del club Argentinos Juniors, el Instituto Cultural Marianista, DAOM y el de la Fuerza Aérea.

“En aquellos casos que cumplan los requisitos necesarios, les daremos lo que llamamos la cuota de emergencia de 700 pesos para que puedan alquilar la habitación de un hotel o una pensión durante un primer mes, mientras vemos de insertarlos en otros programas”, explicó la funcionaria en diálogo con las radios 10 y La Red.

Vidal remarcó que “bajo ningún punto de vista, ni en este caso ni en ningún otro, la oferta va a ser una vivienda definitiva”.

La funcionaria del gobierno de Mauricio Macri comentó que el desalojo fue ordenado por la Justicia y recalcó que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, “aclaró que si las familias no quieren irse, la Policía no va a actuar”.

Al ser consultada sobre esta posición, Vidal respondió: “Es evidente que hay un incumplimiento nuevamente de la orden judicial”.

En el operativo, además de la Policía Federal y Gendarmería, también fue desplegado un grupo de la Policía Metropolitana.

“Todavía se está en el proceso de negociación y de acuerdo con las familias para que se vayan pacíficamente”, relató Vidal sobre las acciones que se realizaban esta mañana en el lugar.

Por su parte, se hizo presente en la zona una defensora adjunta del Poder Judicial porteño, quien declaró que “no hay los resguardos legales para producirse el desalojo”.

En tanto, una mujer que ocupaba la vereda relató a la prensa que ayer “un comisario vino a decirnos que nos iban a sacar, pero nosotros nos vamos a quedar”.

La Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad confirmó una orden de desalojo dictada en primera instancia por la titular del juzgado Nº 16 en lo Penal, Contravencional y de Faltas, Amanda Alvaro, para que se liberen las aceras y calzadas de las calles Riestra, desde Lafuente hasta Portela y Portela desde avenida Castañares hasta Riestra.

El desalojo fue ordenado para “liberar el espacio público de casillas precarias y construcciones que sean utilizadas como vivienda, el retiro de la totalidad de los efectos y elementos que las ocupen”.

La orden dictada por la jueza Alvaro, responde a una solicitud efectuada por el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad ante la ocupación efectuada a partir del 24 de noviembre de 2010.

Finalmente, el legislador porteño por Nuevo Encuentro Gonzalo Ruanova le reclamó al jefe del Gobierno, Mauricio Macri, a que “se haga cargo de sus responsabilidades y resuelva el problema de las usurpaciones en áreas sociales de la ciudad”.

Ruanova también recomendó que las fuerzas de seguridad trabajen en forma conjunta para que se “identifiquen a los grupos que incitan a las tomas lucrando contra la pobreza, para que les caiga la fuerza de la ley”. El legislador, en diálogo con DyN, puntualizó que el Gobierno porteño tiene que tener “un compromiso social” ante estas situaciones de tomas y desalojos.