El oficialismo ya no controla la Cámara de Diputados

Todo indica que están cambiando los tantos. En una votación a mano alzada y tras una jornada de suma tensión, la oposición de la Cámara de Diputados logró arrebatarle cuotas importantes de poder al kirchnerismo y marcó lo que podría ser un nuevo camino en el Congreso. Pese a la resistencia del Frente para la Victoria, y con Néstor Kirchner presente como nuevo diputado, la oposición llegó a un delicado acuerdo para quedarse con la mayoría en todas las comisiones y con la Vicepresidencia primera de Diputados.

Las febriles negociaciones que se sucedieron durante toda la jornada de ayer no alcanzaron para que ambos sectores -los k y los anti k- llegaran al recinto con un acuerdo por el reparto de los cargos, por lo que el desenlace derivó en una impensada votación.

Luego de dos horas de receso tras la jura de los 127 diputados electos, el titular del bloque de la UCR, Oscar Aguad, se puso al frente de la oposición y propuso que se votara de forma conjunta las autoridades y las comisiones. El oficialismo rechazó la moción, en línea con la postura que sostuvo durante la caliente previa de la sesión preparatoria, que se extendió por varias semanas con cruces y chispazos entre todos los sectores.

Finalmente debió ceder, y el titular del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, confirmó que su espacio respetaría la votación. Rossi se quejó por la forma en que se desarrolló la sesión y afirmó: “Nunca vimos una cosa de estas características”.