Libia: el Gobierno se reúne con los rebeldes. Afirman que Khadafi estaría dispuesto a dejar el poder

El Gobierno de Libia dijo el lunes que estaba en conversaciones con figuras de la oposición rebelde, aunque parecía haber pocas posibilidades de un rápido fin a la guerra civil del país africano puesto que ambos bandos tenían posturas opuestas sobre el destino de Muamar Gadafi.

Saif al-Islam Gadafi, hijo del líder libio, dijo que no habría negociaciones para abordar la salida de su padre del poder, mientras que los rebeldes, alejándose de una insinuación a una concesión, renovaron su demanda de que abandone el país.

El portavoz del Gobierno libio, Moussa Ibrahim, sostuvo en un comunicado enviado por correo electrónico que reuniones con figuras de la oposición para intentar hallar un acuerdo de paz se habían realizado en Italia, Egipto y Noruega, donde estuvieron presentes representantes de aquellos gobiernos.

Indicó que las conversaciones aún se estaban desarrollando. Cualquier negociación que implique un beneficio o salida fácil para Gadafi podría provocar una brecha en las dispares filas del movimiento rebelde de Libia, surgido en febrero a raíz de los levantamientos en las vecinas Túnez y Egipto.

Muchos de los opositores del líder libio a oponen con firmeza a cualquier forma de concesión al veterano líder y desconfían de los ex socios de Gadafi que han desertado para unirse a los rebeldes.

Ibrahim identificó a una de las figuras de oposición en las charlas como Abdel Fattah Younes al-Abidi, el ex ministro de seguridad de Gadafi que desertó en febrero.

No estuvo claro de inmediato si las conversaciones se llevaron a cabo con el conocimiento o aprobación del Consejo Nacional Rebelde de Transición.

El consejo, que la mayoría de las naciones de Occidente afirman que es el único representante legítimo del pueblo libio, ha dicho que no hay negociaciones entre él y el Gobierno de Gadafi.

“En las últimas semanas y en varias capitales mundiales, funcionarios de alto rango del Gobierno libio se han reunido con miembros de la oposición libia para negociar formas pacíficas de lidiar con la crisis libia”, dijo Ibrahim en el comunicado.

“Aún se están llevando a cabo otras negociaciones directas”, aseveró.

Saif al-Islam Gadafi, uno de los hijos más prominentes del líder libio, desestimó sugerencias de que podría haber un acuerdo de paz que saque a su padre del poder, una demanda que no es única de los rebeldes sino de las potencias occidentales que realizan una ofensiva aérea en Libia desde marzo.

“Mi padre no es parte de las negociaciones”, dijo Saif al-Islam al diario francés Le Monde.

“¿Ustedes creen que se puede hallar una solución que no lo incluya? No, es imposible”, aseveró, agregando que la OTAN había elegido el bando de los perdedores al respaldar a los rebeldes.

El Consejo Nacional Rebelde de Transición hizo el fin de semana un atisbo de concesión sobre el futuro de Gadafi, cuando uno el jefe del organismo sostuvo que el coronel podía renunciar y retirarse a vivir dentro de Libia, aunque con monitoreo internacional. Sin embargo, el consejo desestimó más tarde las declaraciones hechas por Mustafa Abdel Jalil.

La OTAN dice que sus ataques aéreos están desgastando continuamente a Gadafi. Pero los combates terrestres están teniendo un progreso lento. La fuerza de los rebeldes está estancada en tres frentes y no logra abrirse paso hacia la capital.

En Misrata, una ciudad en manos rebeldes ubicada a 200 kilómetros al este de Trípoli, habían nuevos combates a las afueras del sector sur.

“Las brigadas (pro Gadafi) realizaron un ataque hoy en el área de Abdul Raouf, al sur de Misrata, usando artillería pesada y cohetes Grad”, dijo un portavoz rebelde llamado Abdelsalam.

“Los revolucionarios lograron repeler el ataque y bloquearon el avance de las brigadas”, destacó.

En tanto, la televisión estatal libia dijo que la OTAN bombardeó un área residencial en el pueblo de Takut y una instalación de almacenamiento de agua en el pueblo de Badr. Ambos se ubican en las Montañas Occidentales.

Un portavoz del Gobierno dijo que Libia había arrestado a 11 rebeldes que transportaban alrededor de 100 ametralladoras desde Túnez. Las armas fueron suministradas por Qatar, indicó.