Una bomba y un cabezazo para quedarse con todo

Una bomba y un cabezazo para quedarse con todo

Petroquímica se hizo fuerte en Km. 8. Y con goles de Marco Muscillo, misil desde afuera, y del ingresado Ezequiel Groppa, cabezazo en tierra de gigantes, frenó el envión de Unión San Martín Azcuénaga. Hubo paridad, trámite siempre abierto y una tarjeta roja por lado, Mateo Loncón en el local y Aburto.

De arranque, los volantes se hicieron cargo. El Verde desde la posesión, insinuó más y prevaleció en un sector superpoblado. Muscillo fue el eje, con Zalazar y Mateo Acosta como partícipes necesarios. En contrapartida, USMA intentó despegar con Herrera y Luciano Carrizo como referencias. Recién a los 21” un cabezazo de Lasso alteró el clima cuando el partido pedía acción y los arqueros estaban en otra cosa.

Los dos volvieron a caer en un pozo en el complemento. USMA mantuvo activo a su ejército de volantes y pareció que las probabilidades del 0-0 se mantendrían. Porque además Petroquímica no estaba fino para definir. De un centro de Mercado, fallaron consecutivamente Lasso y luego Ariel Soto en medio de una férrea defensa. Fue Marco Muscillo el que desató el grito contenido a los 11” con un bombazo inatajable desde fuera del área, lejos del vuelo de Barría y cerca del delirio de la gente.

Cuando el partido seguía proponiendo puertas abiertas y parecía liberado a la oportunidad del mínimo error, llegó el segundo para sentenciarlo: Ezequiel Groppa conectó de cabeza un centro de Lasso, ganando por elevación y sellando el resultado final. Sí el de menos estatura, primereó con intuición entre todas las torres, desviando la trayectoria del balón.

Así Petroquímica volvió a hacerse firme de local; con un recambio futbolístico que promete; proyectos que ya quieren ser realidad; la guía de “Popy” Lasso y sobre todo, con un juego colectivo en el que la figura es el esfuerzo.