Reino Unido recupera la tranquilidad tras cuatro noches de disturbios, aunque sigue la tensión. Cameron no descarta sacar al ejército a las calles

Luego de cuatro días consecutivos de disturbios en Londres y otras ciudades de Inglaterra, ayer miércoles volvió la calma aunque la tensión se mantiene en todo el territorio. Únicamente se registraron incidentes menores y aislados, además de la detención de algunas personas responsables de los hechos de los últimos días.

En tanto, el primer ministro David Cameron remarcó que “no vamos a permitir que la cultura del miedo exista en nuestras calles” con lo que da luz blanca a la Policía además de que les garantizó dinero y protección jurídica. Al respecto señaló que “sean cuales sean los recursos que necesite la policía, los tendrán. Sean cuales sean las tácticas que la policía crea que necesita emplear, tendrán el apoyo legal para hacerlo”.

Por otra parte, tampoco descartó sacar a las calles al Ejército para conseguir el orden en caso que se desaten nuevos disturbios. Desde el sábado ya son 1.200 los detenidos por los hechos de violencia.