Polémica por el tiempo que se tardó en identificar a Lucas, pese aque era el único NN de la morgue. Manso y Grimau piden una nueva autopsia

En la Policía argumentan que Lucas sacó su documento en 1991 cuando los datos todavía no estaban digitalizados por eso se hizo difícil detectar sus huellas digitales. Según el portero del edificio donde vivía lo vio por última vez el 22 de febrero. En total fueron unos 34 días que el cuerpo de Lucas Rebolini Manso estuvo en la morgue sin ser identificado por lo que luego que la situación tomara estado público se desató una gran polémica. Los padres del joven de 36 años pidieron que se realice una segunda autopsia. De acuerdo a las declaraciones de Roberto Pedace, director de Medios de la Federal, las primeras plantillas de impresión dactilar que se tomaron de Lucas en el momento que ingresó al Hospital Fernández “no guardaban total prolijidad por rugosidades y elementos que el joven tenía en las manos” debido a su profesión de guitarrista. Asimismo, el comisario argumentó que Lucas había sacado sus documentos en 1991 y que recién desde 1996 el sistema está digitalizado por lo que los datos anteriores a este año son muy difíciles de encontrar. Por otra parte, el portero del edificio donde vivía Lucas había dicho que la última vez que lo vio fue el 22 de febrero –en realidad murió el 10 de ese mes- por lo que los investigadores habían empezado a buscar a los fallecidos a partir de esa fecha.