Modificaron la ley de Administradores de Consorcios

Ahora, los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires que viven en edificios encuadrados en el régimen de propiedad horizontal tendrán nuevas herramientas para contar con más información y posibilidad de control directo sobre la administración de sus consorcios. Es que la Legislatura de la Ciudad aprobó sobre tablas una normativa por la cual modificó la Ley 941 que creó el Registro Público de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal en el ámbito de la Dirección General de Defensa y Protección al Consumidor del Gobierno de la Ciudad, completando y actualizando la normativa vigente desde el año 2003.

La sanción establece como obligatoria la inscripción en el Registro Público de acceso público y gratuito. La administración de consorcios no puede ejercerse a título oneroso ni gratuito sin previa inscripción y, además reconoce como “Administradores Voluntarios a todos aquellos propietarios que residan en unidades funcionales de edificios y cumplan la función de administrador sin percibir remuneración alguna”.

Entre los principales requisitos que se agregan figuran un informe del Registro de Juicios Universales y un certificado de aprobación de un curso de capacitación. Además el administrador deberá presentar ante el consorcio el certificado de acreditación de su condición de inscripto, en asamblea y anualmente una constancia junto a una copia de la ley al consorcio de propietarios presentes.

Son obligaciones del administrador, entre otras, ejecutar las decisiones de la Asamblea de Propietarios, atender la conservación de las partes comunes, asegurar al edificio contra incendio y accidentes, al personal dependiente del Consorcio y terceros; llevar en debida forma los libros y actualizado el libro de Registro de Firmas de los Copropietarios que será exhibido al comienzo de cada asamblea, denunciar ante el Gobierno de la Ciudad, toda situación antirreglamentaria y las obras ejecutadas en el edificio que administra sin el permiso u aviso de obra. Además deberá depositar los fondos en una cuenta bancaria a nombre del consorcio; su gestión, por disposición de la asamblea será auditada contablemente. De igual forma, la Asamblea podrá disponer la realización de una auditoría legal; en caso de renuncia, cese o remoción, debe poner a disposición dentro de los 10 días, los libros y documentación.