De la mano de Morales, Lilita metió la cola en la interna radical de diputados

La interna radical está al rojo vivo. La pelea de Aguad y Alfonsín por la presidencia del bloque en la Cámara Baja se encuentra cada vez mas cruzada por el control del partido, por sus cargos claves, y ahora también por la carrera presidencial para 2011.

Aguad, con mayor cantidad de diputados que lo apoyan, no logra imponer todavía la definición sobre la presidencia del bloque ya que Morales, actual presidente del partido a nivel nacional, sigue haciendo jugar la candidatura de Alfonsín para condicionar ya no sólo a Cobos, como futuro candidato a presidente, sino también para garantizar su futura presidencia del bloque de senadores una vez que Sanz asuma la presidencia partidaria.

Parece que una vez que Sanz ocupe el sillón de la calle Alsina, las cosas no serán tan fáciles para el jujeño en el senado. “Si yo tengo que juntar para Sanz no hay problema, ahora, si tengo que hacerlo para Morales, mejor junto para mí que ya tengo diez votos…”, se lo escuchó decir al senador Marino en los pasillos de la cámara alta. Ya se sabe, en el radicalismo, la interna es como el juego de la silla, cuando queda vacía hay que apurarse porque el que esté mas cerca se sienta.

Al ver en duda su presidencia del bloque de senadores, Morales decidió jugar fuerte. La puso a operar a su amiga Lilita en la interna de diputados. Es que Carrió tenía un as bajo la manga. Resultó ser que la presidenta de la Coalición Cívica en Santa Cruz no es otra que la esposa del futuro diputado Costas, a quién desde ayer todos dan apoyando la candidatura de Alfonsín. Bingo para Morales, bingo para Carrió. Todo lo que ayude a ponerle palos en la rueda a Cobos bienvenido sea. Lo mismo piensa Kirchner…