Macri acusó al gobierno nacional de haber “impulsado un alud anárquico”

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, acusó hoy al “kirchnerismo de haber impulsado un alud anárquico que tiene como escenario la Capital Federal”, y se quejó de que la presidenta Cristina Fernández “nos tiene sometidos” y “nunca atiende el teléfono” para resolver los problemas en el área metropolitana.

“El hospital y la escuela, ¿es parte de la ciudad o es un satélite marciano, privado y aislado del mundo?”, indagó el funcionario tras la decisión de la Casa Rosada de retirar la Policía Federal de edificios públicos, e ironizó que “no es que están descuidando la casa de veraneo de la presidenta en El Calafate”, sino “un lugar neurálgico de la ciudad”.

En declaraciones a Radio 10, Macri recordó que la jefa de Estado “decidió con su marido (Néstor Kirchner) que no la iba a traspasar” a la fuerza federal a la órbita porteña, pero “cada vez funciona peor”, y advirtió que durante la gestión kirchnerista, iniciada en 2003, “la anarquía es lo que se ha predicado”.

El alcalde insistió que la medida de retirar la custodia de policías federales en hospitales y escuelas situadas en zonas inseguras, “es una irracionalidad”. Macri remarcó que la gestión kirchnerista “se ha predicado la anarquía”, y puso como ejemplo el corte de tránsito de siete horas que realizó ayer un grupo de personas de la villa 31 en la autopista Illia en protesta porque una ambulancia no entró a ese barrio por falta de seguridad.

El funcionario sostuvo que “es comprensible que los médicos no quieran entrar allí, ya que han sufrido robos una y tres veces”, cuando “no” han tenido custodia policial.

“Todo esto es un proceso que empezó hace 9 años, el cual lamentablemente es epicentro de la mayoría de las prácticas no institucionales y tendientes a un alud anárquico que ha impulsado el kirchnerismo, tiene como escenario la Capital Federal, porque este tipo de cosas, por suerte, en la mayoría de las provincias no pasa”, apuntó Macri.

El jefe comunal calificó de “invivible” las situaciones generadas por la protesta que diariamente se registran en la ciudad de Buenos Aires.

Macri opinó que “el Gobierno nacional, sistemáticamente, ha convalidado este tipo de situaciones, como piquetes, cortes, y abusos”.

“Hoy tenemos una década de crecimiento económico y estamos mucho peor hoy en materia de seguridad que hace 10 años atrás”, declaró Macri.

Puntualizó que la administración nacional “no tiene una política de seguridad integral” y en el marco de “la anarquía, los jueces dan órdenes y el Gobierno no acata la orden”.

Luego, reiteró el pedido que Nación “traspase a la Policía Federal” bajo la órbita de la ciudad de Buenos Aires.

“Yo como jefe de Gobierno si hay un corte, hago cumplir la ley, pero esa orden la tiene que dar la presidente Cristina Kirchner y nos tiene sometidos”, aseveró Macri.

Destacó que el kichnerismo “siempre ha sido coherente respecto a la intolerancia y el autoritarismo, pero no le ha dado resultado porque a la gente no le gusta eso”.

“Hay una perversión del gobierno kirchnerista de querer correr el eje siempre, respecto a varios temas, principalmente en lo relacionado a la seguridad”, agregó Macri.

Finalmente, Macri recordó que cuando en diciembre pasado se registró la crisis en el Parque Indoamericano por la toma de terrenos, “la llamó cuatro veces a la Presidenta y nunca le atendió el teléfono”.

“No me atiende el teléfono”, se quejó Macri respecto a la primera mandataria.