Para la ministra de Seguridad, el gobierno de Macri busca “victimizarse”

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, afirmó esta mañana que “hay una finalidad política en agrandar” la medida del retiro de la custodia a funcionarios y edificios de la ciudad de Buenos Aires por parte de la Policía Federal y dijo que las autoridades porteñas utilizan este tema para “victimizarse”.

“Esto es la influencia de los asesores que aconsejan la victimización, pero estamos seguros de que la ciudad puede perfectamente asumir la custodia de sus edificios”, sostuvo la ministra en declaraciones a radio La Red.

Garré dijo que esta medida “fue reiteradamente advertida” a las autoridades porteñas y “no hubo ninguna objeción ni ningún planteo catastrófico” sobre el tema.

Recordó que ella misma habló “por primera vez con el ministro (de Seguridad porteño, Guillermo) Montenegro el 11 de febrero, en una entrevista que tuvimos, y cuando le notifiqué este tema no me hizo ningún tipo de objeción ni me hizo ningún planteo catastrófico sobre el tema”.

“Fue una entrevista muy positiva, porque ahí se habló de algunas cosas de cooperación para un mejor funcionamiento”, explicó la funcionaria, y reiteró que en esa charla “no hubo objeción de fondo sobre nada”.

“El anuncio que yo le estaba haciendo sobre los planes nuestros era de llevar más gente a las calles, cosa que ya fuimos haciendo, porque transferimos primero dos mil efectivos que se fueron sacando de diversas reparticiones para que pudieran trasladarse hacia las comisarías para poder hacer tareas de calle realmente”, precisó.

Además, señaló que “en esa reunión del 11 de febrero quedamos en hacer un convenio de cooperación e hicimos un borrador de ese convenio que le enviamos y en una de las cláusulas también tenía prevista este retiro del servicio de policía adicional a la ciudad de Buenos Aires”, pero lamentó que “eso quedó ahí, el borrador no fue contestado y era otra forma de notificación”.

“Después, finalmente el 17 de marzo se mandó una intimación oficial” al gobierno porteño por la deuda de casi 25 millones de pesos que mantiene con la Nación por los servicios adicionales de la Policía Federal, en la que se advertía “sobre la suspensión de todo a los 10 días si no se efectivizaba el pago y por último la notificación de la rescisión”.

Garré destacó que “hubo toda una escalada de notificaciones, todo un proceso” y dijo que “la ciudad primero tenía que haber tomado las medidas que correspondían de acuerdo a sus obligaciones y de paso cumplir con las obligaciones que tiene con nosotros para pagarnos”.

La ministra explicó que “este es un convenio que se vinculaba con la custodia de edificios y de funcionarios de la ciudad de Buenos Aires”, pero aclaró que “se mantiene las demás custodias que se prestan tanto con relación al fútbol, al deporte en general, como con respecto a bancos, porque eso entra en el esquema de seguridad bancaria que es responsabilidad de la Nación”.

Sostuvo que “cuando uno asume el gobierno de la ciudad sabe cuales son las responsabilidades, cuando se le pide a todos los porteños que paguen sus impuestos para poder cubrir los servicios esenciales uno sabe también la responsabilidad que está asumiendo”.

“Ellos tienen una Policía Metropolitana de alrededor de dos mil hombres, con un entrenamiento importante, 800 de esos hombres provienen de la Policía Federal y es gente con experiencia, otros provienen incluso de la Armada, de manera que es gente que puede asumir perfectamente la custodia de sus propios edificios, que no es dentro de las policiales las tareas mas complejas”, expresó.

Garré insistió que “es muy razonable lo que hemos planteado y nuestra prioridad es mantener el efecto disuasivo sobre el delito y las posibilidades de poder conjurar el delito con la gente en la calle, con los patrullajes, con la presencia en paradas en los lugares que estimamos mas peligrosos o estratégicos por algún motivo en cada barrio y que es un interés de todos los que vivimos en la ciudad, incluido en su gobierno”.

Además, expresó que escuchó decir “cosas asesoradas por especialistas en campañas electorales como el problema en las escuelas” y se preguntó: “¿Saben cuántas escuelas custodiaba la Policía Federal en la ciudad de Buenos Aires?. Nueve, solamente nueve sobre 836 escuelas públicas que tiene la ciudad de Buenos Aires”, respondió.

Garré reiteró que el resto de las tareas de vigilancia de la Federal “se mantiene. De hecho, los que se llaman corredores seguros, sobre todo en los horarios de ingreso y egreso de los alumnos, son zonas que se vigilan y se patrullan, pero eso es un servicio de comisarías, no es un servicio adicional. De manera que eso se mantiene”.

La titular de Seguridad advirtió finalmente que “se está queriendo generar una alarma en los padres sobre el tema de las escuelas que es absolutamente inventada”.