Alto acatamiento al paro docente en todo el país

La huelga nacional de 48 horas que convocaron cinco sindicatos docentes de representación en todo el país, en rechazo al cierre de la paritaria de Nación y las declaraciones del gobierno sobre los maestros, afecta a gran parte de escuelas públicas y privadas, de jurisdicciones con y sin conflictos salariales, indicaron fuentes gremiales.

Como contrapartida, el Gobierno estableció un salario mínimo de 2.800 pesos para los docentes, tal lo publicado en la Resolución 229 que firma el ministro de Educación, Alberto Sileoni.

Se determinó esa suma “para el cargo de maestro, jornada simple, sin antigüedad o equivalente en horas cátedra a partir del 1º de marzo de 2012”.

Los docentes piden 3.000 pesos y ya rechazaron los 2.800 pesos que les ofrecieron en paritarias, en medio de un malestar que creció cuando la presidenta Cristina Fernández, al abrir el período de sesiones ordinarias en el Congreso, les achacó que “trabajan sólo cuatro horas por día y tienen tres meses de vacaciones”.

En tanto, el paro de los gremios de la educación tiene además la adhesión de sindicatos como los docentes de provincia de Buenos Aires, Santa Cruz, Catamarca, Jujuy, Santiago del Estero, Entre Ríos, Santa Fe, Misiones, Chubut y de algunos sectores de San Luis y La Pampa, entre otros, donde también hay discusiones salariales y de los profesores de las universidades públicas nucleados en CONADU Histórica.

En Ciudad de Buenos Aires, fuentes oficiales adelantaron que podrán cumplir la huelga nacional entre “ocho y diez de los 17 sindicatos docentes porteños”, que son seccionales de base de las federaciones que llamaron a la medida de fuerza.

Por su parte, el ministro de Trabajo bonaerense, Oscar Cuartango, calificó de “prematuras, inoportunas y excesivas”, la huelga de 48 horas que anunciaron harán los docentes desde mañana, y no descartó dictar la conciliación obligatoria en el conflicto por salarios tras el fracaso de la nueva reunión salarial en la jornada.