Fernández, irónico con Macri: “se va a subir al tren pero se va a dormir y va a seguir de largo”

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, replicó hoy con ironía al titular del Gobierno porteño, Mauricio Macri, al advertir que “seguramente” el titular de PRO “se va a subir al tren” de su candidatura presidencial “pero se va a dormir y va a seguir de largo”.

“Macri tiene menos calle que Venecia”, evaluó Fernández al criticar al mandatario comunal por haber afirmado ayer que se va “a subir” al tren de la pelea por la Casa Rosada “aunque tengamos que tirar por la ventana a (Néstor) Kirchner porque no lo aguantamos más”.

Consultado por las radios Milenium y Continental sobre los dichos del alcalde porteño, Fernández comentó en tono zumbón: “Se va a subir al tren seguramente, pero por las actitudes que ha tenido hasta este momento se va a dormir y va a seguir de largo”.

“Si lo que quiso hacer es una humorada, es una expresión, tan fea, tan fea…”, lamentó el funcionario y alertó que Macri “no ha tenido muchas cosas que lo muestren como un buen gobernante”.

Añadió que el titular del Ejecutivo capitalino “se presentó como la antipolítica y lo bueno nuevo que viene a resolver la vida de los argentinos, por lo menos en la ciudad autónoma de Buenos Aires, y la verdad es que los resultados son muy malos”.

Tras considerar que el alcalde porteño “le pifia en las metáforas”, el jefe de ministros le aconsejó “hacer un cursillo” para ajustar su discurso.

Con todo, pese a sus cuestionamientos, el funcionario señaló que el cruce “no es para preocuparse mucho realmente”.

“Prefiero abocarme a mis tareas antes que por lo que dice Macri que, precisamente, no ha sido un dechado de virtudes a la hora de conciliar lo que es su conducta con la tarea que tiene que llevar a la práctica como jefe de la Ciudad”, reiteró.

Por otra parte, Fernández volvió a hacer blanco de sus críticas al diputado del Peronismo Federal Felipe Solá y a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

En el caso del ex gobernador bonaerense insistió en acusarlo de ser un “traidor serial, condición que no ha parado de ejecutar”. En tal sentido, sostuvo que los últimos pasos de Solá fueron “desde participar de reuniones con (el diputado Francisco) De Narváez y Macri a tratar de acordar con Carrió. Más desubicado, imposible”, descalificó.

En cuanto a Carrió, reiteró que la diputada nacional “no tiene los patitos en fila”.

“Pero -agregó- éste no es un tema que acabo de inventar, lo conoce toda la sociedad”.

Cuando se le preguntó si favorecía al oficialismo el portazo que dio la chaqueña al Acuerdo Cívico y Social, el jefe de ministros respondió que ese episodio “es poco importante para nosotros”. “Nosotros debiéramos ocuparnos de lo propio”, sentenció y dijo que los funcionarios tienen que ser “lo suficientemente inteligentes como para seguir acompañando a la presidenta (Cristina Kirchner) en esta cruzada de transformar a esta Argentina relegada y explotada por monopolios y por los que toda la vida le han puesto el pie encima con tal de seguir sacando beneficios para sí”.

Indicó que “el esfuerzo más grande tiene que estar dirigido a eso y no a preocuparse por estas actitudes que no son más que las viejas y conocidas actitudes de la señora ésta (en alusión a Carrió)”.