Dolor en la despedida de los adolescentes muertos en Baradero

Algunos no podían contener el llanto. Otros optaron por aplaudir largamente. Lo cierto es que una multitud despidió hoy los restos de los dos adolescentes muertos en la ciudad de Baradero tras un confuso episodio que derivó en un accidente de tránsito. La multitud acompañó los restos de los chicos en el cortejo que los llevó hasta el cementerio de esa ciudad.

El grupo estuvo integrado mayoritariamente por jóvenes, muchos de ellos quebrados por el llanto, quienes llegaron hasta el cementerio junto a los familiares de ambas víctimas para darles el último adiós a Miguel y a Giuliana, los dos adolescentes fallecidos.

Pero también pudo verse un dato curioso a lo largo del cortejo: la inmensa mayoría de las personas que cubrieron el trayecto en moto no llevaba el casco puesto, como tampoco lo hacían los dos adolescentes cuando se produjo el fatídico accidente.

Pocos minutos antes de las 10:00 de la mañana, los féretros con los restos de ambos jóvenes, Miguel Portugal y Giuliana Giménez, de 16 años, fueron retirados del colegio al que asistían, donde se desarrolló el multitudinario velatorio.

Allí, un prolongado aplauso de parte de cientos de personas que estaban esperando en la calle sirvió como despedida, mientras ambos féretros eran acomodados en los coches fúnebres. Luego, una inmensa multitud siguió al cortejo hasta el cementerio, muchos de ellos a pie y otros en decenas de motos, similares a las que usaron los jóvenes cuando se produjo el trágico accidente, el domingo por la madrugada.