Carrió: es “una vergüenza” el pedido oficial para cerrar la causa Skanska. De Vido “no quedara libre”

La candidata presidencial por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, calificó ayer como “una vergüenza” el pedido formulado por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, para que se cierre la investigación sobre la causa Skanska, y aseguró que el funcionario “no va a quedar libre con las empresas truchas” del caso. Durante su recorrida por la 125ta. Exposición rural de Palermo, Carrió criticó el trabajo de los peritos judiciales de la Corte que desestimaron la existencia de sobreprecios.

“Es una vergüenza”, expresó la candidata de la Coalición Cívica tras ser consultada sobre la solicitud cursada por De Vido para que se cierre la causa Skanska.

Al respecto, Carrió aseguró que “hay 17 mil empresas más” con irregularidades detectadas como en el caso Skanska, donde se investiga el empleo de facturas apócrifas y el supuesto pago de sobornos a funcionarios del Poder Ejecutivo.

“Díganle a (Julio) De Vido que no va a quedar ni él ni nadie libre con las empresas truchas” que están siendo investigadas por la Justicia, advirtió la actual diputada nacional.

Carrió afirmó que “guarda” la pericia judicial realizada por los peritos de la Corte y sostuvo que “la propia Corte cuestiona, ya que no son peritos independientes”. Según lo dicho oportunamente por el ministro, el pedido oficial -objetado por legisladores de la Coalición Cívica- para cerrar la causa Skanska se fundamentaría en los resultados que arrojó el peritaje judicial ordenado por el juez Norberto Oyarbide, el cual determinó que no hubo sobreprecios en las obras de ampliación de gasoductos realizados en 2004 y 2005.