La Policía Federal ya modificó el despliegue de efectivos para reforzar vigilancia en calles porteñas

Desde la pasada medianoche, la Policía Federal modificó el despliegue de efectivos en la ciudad de Buenos Aires, para reforzar la vigilancia en las calles, según lo anunciado el lunes por la ministra de Seguridad, Nilda Garré.

“Comenzó a la medianoche (del lunes)”, confirmó a primera hora de hoy la oficina de prensa de la Policía Federal.

Para las nuevas tareas, las autoridades policiales contarán con alrededor de 1200 agentes que fueron liberados de los servicios adicionales de custodia que venían realizando en edificios públicos dependientes del Gobierno de la Ciudad.

El personal reubicado, que no sufrirá merma de ingresos con este cambio, representa un refuerzo importante para las tareas de calle a cargo de las comisarías, y está en línea con la demanda ciudadana de medidas eficaces contra el delito.

La ministra había indicado el lunes que se trata de “una medida para mejorar la seguridad de los vecinos de Buenos Aires”.

Garré dijo que “la idea central de esta iniciativa es que la Policía Federal se dedique a cuidar a vecinos de la Ciudad a través de prevención y la conjura del delito”, subrayó.

“No podemos tener recursos humanos dedicados a la custodia de edificios de la Ciudad que pueden perfectamente estar cubiertos por la Policía Metropolitana, y mucho menos a custodia de funcionarios porteños, o de sus familiares”, agregó.