El PRO atribuyó el triunfo kirchnerista a la falta de alternativas, los planes sociales y la economía

El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, atribuyó el amplio triunfo electoral del Frente para la Victoria en las elecciones primarias al crecimiento de la economía, a la creación por parte del gobierno de una “red de contención social” y a la “ausencia de alternativas” opositoras.

El dirigente y funcionario macrista aseguró que evaluó los resultados de los comicios “intentando no perder el tiempo en ejercicios inútiles” ni “caer en profecías apocalípticas o sueños de grandeza electoral opositora”.

Bullrich aseguró que existen “tres argumentos sólidos” que explican la victoria del kirchnerismo en casi todo el país y los principales distritos electorales.

“El primero es simple, nuestra Argentina crece mucho, muchísimo”, indicó el funcionario porteño a través de un texto que difundió por las redes sociales. Al respecto, comparó el crecimiento económico que registró la Argentina en el período “2002-2011” con el de España entre 1985 y 2006 que se calificó como el ‘Milagro español’.

“¿Estamos frente al ‘Milagro Argentino’ entonces? La respuesta es compleja en términos técnicos pero no en percepciones. La gente siente este milagro en el bolsillo y no ve una alternativa atractiva para dejar este camino. Nuestra Argentina crece y los argentinos no quieren cambiar eso, no tan fácilmente por lo menos”, evaluó. En segundo lugar, Bullrich se refirió a la “enorme red de contención social que el gobierno implementó” a través de programas como la Asignación Universal por Hijo, las jubilaciones para Amas de casa, la entrega de computadoras y planes de cooperativas de trabajo. “Este cuadro es una enorme red que llega a millones de argentinos que hoy dependen de estos programas para su subsistencia”, advirtió. Bullrich identificó como el tercer argumento “la ausencia de propuestas alternativas” en la oposición para competir con el gobierno nacional en las urnas.

El dirigente macrista apuntó a “la atomización de la oposición o las alianzas oportunistas no convencen a un electorado” y remarcó que “el electorado debe dejar de ser subestimado”.

“Podría terminar hablando de hipocresía, dolor, egoísmo e ignorancia, como Fito (Páez). De mi desagrado con esa mitad que votó lo que yo nunca hubiera votado. Elijo otro camino: vayan mis respetos a esa opinión mayoritaria. Y también este humilde aporte a la oposición a la que pertenezco”, argumentó.