EE.UU. admite que Bin Laden estaba desarmado cuando lo mataron. Crecen las dudas sobre el operativo

En la Casa Blanca admitieron ayer martes que el líder de Al-Qaeda, Osama Bin Laden, no estaba armado cuando fue asesinado por las fuerzas estadounidenses. Washington ofreció su versión sobre los hechos ocurridos en el operativo y explicó que si bien no portaba ningún arma “la resistencia ante un ataque no requiere de un arma”.

Asimismo, ya han empezado a surgir numerosas dudas en cuanto a lo ocurrido en Pakistán que terminó con la vida del líder terrorista. Al respecto, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, argumentó que la escasez de datos publicados se debe a que el gobierno y la CIA siguen chequeando la información disponible y los documentos que secuestraron tras el asesinato.

En cuanto a la falta de imágenes que certifiquen la muerte de Bin Laden, Carney manifestó que son demasiado fuertes. Por último, el vocero estadounidense dijo que el operativo comenzó el domingo cuando dos equipos de soldados de Estados Unidos llegaron a la residencia de Abbottabad en que vivía parte de la familia de Bin Laden y llevaron a cabo el plan para capturar al terrorista.