Una pelea gremial terminó con un muerto y una herida grave

Todo comenzó cuando un grupo de trabajadores tercerizados de la Línea Roca cortaba las vías, a la altura de Barracas. Los manifestantes estaban acompañados por piqueteros y militantes de distintos partidos políticos de izquierda, entre ellos el Polo Obrero.

Los testigos relataron que un grupo de gremialistas, que se identificó con consignas de la Unión Ferroviaria, comenzó a agredir a las personas que realizaban el corte de vías, lo que provocó una “batalla campal” en plena estación.

Los gremialistas intercambiaron piedras, palos e inclusos tiros, provocando la muerte de Mariano Ferreyra, de 23 años, y varios heridos de bala. “Hay una mujer que está en estado desesperante”, relató el director del Same, Alberto Crescenti.

Ferreyra, el joven asesinado, recibió un disparo a la altura del hígado. La mujer, por su parte, está internada en coma en el Hospital Argerich, según informó el doctor Jorge Mancini. Fue identificada como Elsa Rodríguez, de 60 años, también militante del Partido Obrero.

Si bien en un principio se creía que representantes de la UTA habían participado del enfrentamiento, el secretario general, Roberto Fernández, aclaró que ellos no estuvieron en los enfrentamientos.  En cambio, el titular de la Unión Ferroviaria (UF), José Pedraza, sí confirmó que integrantes de su sindicato participaron de la revuelta.

El gerente de relaciones institucionales de la línea Roca, Eduardo Montenegro, explicó que un grupo de activistas políticos intentaron interrumpir el servicio de las formaciones y luego de que “fueran persuadidos por la Policía para que se retiraran”, a los 200 metros de la estación “tuvieron un altercado con afiliados de la Unión Ferroviaria”.

Ahora, los trabajadores que denunciaron que fueron agredidos realizan un corte en Callao y Corrientes. En minutos harán una conferencia de prensa en el Hotel Bauen.