Un policía mató de un tiro a un joven que salía de trabajar en pleno San Telmo. Dice que se le cayó el arma

Un joven de 22 años murió ayer miércoles cuando caminaba por la avenida Paseo Colón luego de haber salido de trabajar y se disponía a tomar el colectivo para volver a su casa. La víctima, identificada como Ariel Domínguez, recibió un disparo en la cara que salió de la pistola de un cabo que custodiaba el Registro Nacional de las Personas.

Precisamente el efectivo explicó que el arma se le cayó al piso y se disparó accidentalmente impactando en el rostro del joven. Voceros de la Policía explicaron que el cabo perseguía a dos ladrones que habían robado una billetera cuando se le cayó la cartuchera que contenía su arma reglamentaria.

Ahora la causa cayó en manos de la jueza de instrucción María Gabriela Lanz quien deberá determinar si Ariel murió de la manera que cuentan en la Policía o si el cabo lo confundió con uno de los delincuentes. Por su parte, la madre de Domínguez sufrió un ataque de nervios y debió ser trasladada al hospital Argerich.