Timerman niega protestas de El Salvador y reclama a Montenegro y Casal que informen sobre los cursos en ILEA

El canciller Héctor Timerman negó hoy que El Salvador haya protestado por sus declaraciones sobre los cursos que la Policía Metropolitana realiza en ese país con financiamiento de los Estados Unidos, y reclamó a las autoridades porteñas y bonaerenses que informen detalles de esas actividades.

“Para nada, de ninguna manera” hubo una protesta de El Salvador, dijo Timerman, quien aseguró tener una “muy buena relación” con el presidente de ese país centroamericano, Mauricio Funes.

Además, pidió a los ministros de Seguridad porteño y bonaerense, Guillermo Montenegro y Ricardo Casal, que “le hagan un favor a la Argentina e informen” el contenido de los manuales de la International Law Enforcement Academy (ILEA), “porque por ahí, son perfectos. Lo que me llama la atención es que, aún siendo perfectos, se firmen por atrás del Poder Ejecutivo Nacional”, señaló a radio Mitre.

El jefe de la diplomacia nacional remarcó la buena sintonía con El Salvador, y destacó que llamó “ayer al embajador” de ese país ante Argentina, Oscar Minjivar, y le pidió que le consiga “todos los manuales de estudio de la escuela, que no es de El Salvador, sino de los Estados Unidos”.

El martes, el presidente Funes habló con la prensa de su país, a la que aclaró que “no” compartía las declaraciones de Timerman, y se mostró dispuesto a “abrir los programas de trabajo para que cualquier observador internacional u organizaciones de derechos humanos pueda verificar en el terreno que no es cierto lo que dijo el canciller argentino”. Timerman, en cambio, prefirió remarcar que “no hubo ninguna protesta, ni debe haber, porque no veo el motivo por el cual El Salvador debería protestar”, enfatizó.

Timerman dijo que cuestiona “a la Argentina, que la Cancillería no tenga a mano qué se firmó, quién lo firmó y a qué se ha comprometido la Argentina a realizar”.

En igual línea, señaló que “no se puede mandar (efectivos) a una escuela de seguridad sin saber quién los mandó, quién autorizó a mandar esas policías ahí. Ya hemos tenido antecedentes nefastos en escuelas internacionales de policía”, recordó.

Tras aclarar que “nunca” dijo que en la ILEA “se enseña tortura”, sino que ello ocurría “en la Escuela de las Américas, que fue cerrada”, reveló un llamado a la embajada de los Estados Unidos para que me enseñaran “los manuales”.

“Sólo la Cancillería argentina es la que está capacitada para determinar qué (acuerdo) viola o no viola un tratado internacional”, completó.