Siguen tomadas varias escuelas porteñas y podrían sumarse otras a la protesta

Cinco días antes de las elecciones porteñas, recrudeció la pelea de estudiantes de las escuelas públicas con el gobierno de Mauricio Macri. Varios establecimientos estuvieron tomados durante buena parte de la jornada y se anunciaron otras protestas y manifestaciones para lo que resta de la semana.

El ministro de Educación de la ciudad, Esteban Bullrich, afirmó ayer que “no hay razón para la toma de los establecimientos” y dejó en claro que se trata de “grupos minoritarios, con docentes que apoyan las protestas”.

Hace varias semanas, se admitía en el gobierno porteño que la semana previa a las elecciones iba a ser agitada en el ámbito estudiantil.

Es más, funcionarios con acceso directo a Bullrich deslizaban que iba a haber una suerte de protesta “678”, parafraseando el programa de Canal 7 que defiende al kirchnerismo, que consistía en manifestaciones y tomas de escuelas los días 6, 7 y 8. Y admitían que se había demorado la puesta en marcha por divergencia entre las agrupaciones de izquierda y kirchneristas que pugnaban por liderar las protestas.

Frente a la escalada de protestas estudiantiles, Bullrich reclamó que la Justicia intervenga para preservar el derecho de enseñar y de aprender de los alumnos que no están de acuerdo con la modalidad. Si bien el gobierno porteño no presentó ninguna denuncia formal ante la Justicia, Bullrich consideró que la Justicia tendría que “definir” este “conflicto de derechos” entre los alumnos que toman las escuelas y los que quieren cursar normalmente sus estudios.

“Se está coartando el derecho de enseñar y aprender de docentes y alumnos. Alguien debe tomar una decisión. No lo puede hacer el ministerio porque es una tarea de la Justicia determinar cuál es el derecho que prima en esta situación: el de protestar o el de enseñar y aprender”, planteó Bullrich. Y consideró que en esta situación debería actuar la “rama judicial de la ciudad y el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes porteño”.

Ayer, la toma de la Escuela Técnica Otto Krause, a pocas cuadras de la sede del Ministerio de Educación porteño, se levantó luego de una asamblea de alumnos que no compartían la medida de fuerza. Los docentes nucleados en UTE-Ctera manifestaron frente al Polo Educativo Saavedra en reclamo de la terminación de la escuela para discapacitados motores. En cambio, el Normal N° 10, de O’Higgins 2441, confirmó que permanecerá tomado hasta pasado mañana.

La Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios (CUES) confirmó anoche que se mantienen tomadas las escuelas Claudia Falcone y Fernando Fader. Y anticiparon su rechazo a la reglamentación de la ley de centros de estudiantes secundarios, por considerar que les restará poder de negociación frente a las autoridades porteñas.

Dos escuelas harán hoy, a las 8, sendos abrazos a sus edificios para pedir mejoras en la infraestructura: la N° 15 Provincia de Salta, de Saraza 1353, y la N° 19 Roosevelt, de Salvador María del Carril 4957.

Por la tarde, la asociación docente Ademys dará, a las 18, una clase pública frente al Ministerio de Educación porteño, en Paseo Colón 255.

La semana de manifestaciones en contra de la política que lleva adelante el gobierno porteño concluirá pasado mañana, a las 14, con una marcha de estudiantes y docentes que partirá del Ministerio de Educación de la Nación, en Rodríguez Peña y Paraguay, hasta el edificio donde está instalado Bullrich.

Los manifestantes harán referencia a la represión sufrida hace casi 10 días por los docentes de Santa Cruz, y harán hincapié en que el senador y candidato a jefe de gobierno por el kirchnerismo, Daniel Filmus, respaldó al gobierno nacional en la acción policial.