Saavedra volvió al triunfo y sigue prendido

Saavedra volvió al triunfo y sigue prendido

Luego de la derrota frente a Newbery en la fecha pasada, General Saavedra regresó a su casa para superar tres a uno a Argentinos Diadema y situarse en el segundo lugar de la Categoría A, al menos hasta hoy que se dispute el Superclásico comodorense.

En un enfrentamiento bastante equilibrado, fue algo más en la primera parte y se puso dos a cero con los tantos de Mariano Debliger y Ezequiel Llesona; y más allá de que en el inicio del complemento se vio sorprendido al quedar 1-2 (conversión de Hernán Romero), luego supo reacomodarse y con el buen trabajo de Bruno Elorrienta, que estampó el tres a uno con un gol olímpico, cerró todo a su favor.

En un juego que comenzó bastante disputado y trabado en el sector medio, siempre fue el local el que pretendió algo más, el que asumió la tenencia del balón y el que intentó ser más ofensivo, aunque el desarrollo no mostró mucho.

De todas manera la intenciones tuvieron premio y resultados, porque en una buena asociación hacia adelante y consiguiendo ser profundo, hubo una buena habilitación a Mariano Debliger que se encargó de abrir el marcador.

A la mínima supremacía que fue ejerciendo, la consiguió consolidar mediante la pelota inmóvil, cuando luego de un tiro libre al área, Ezequiel Llesona le ganó a todos y cabeceó para el dos a cero y justificar la victoria parcial, más que nada por la propuesta que realizó ante un visitante que, como casi siempre, intentó salir jugando mediante Claudio Leguizamón. De todas maneras no hubo producción en general y tampoco llegó al arco contrario con reales chances.

Mutó el complemento. Es que los de km 27 se adelantaron y trataron de adueñarse del terreno y del balón, de ese modo rápidamente generaron chances de convertir el descuento, que lo lograron después de una salida en falso del anfitrión, porque en una pelota que quedó dividida, aprovechó muy astutamente, desde lejos y con gran precisión, Hernán Romero para el uno a dos.

Así encendió la ilusión de llegar a la igualdad, pero si bien se puso en partido y presentó una mayor oposición, El Parque reaccionó a tiempo, se volvió a afirmar y con el destacado trabajo de Bruno Elorrienta, que aprovechó los espacios para originar acciones del medio hacia adelante, nuevamente comenzó a despegarse de atrás y sumar nuevas ofensivas que le dieron oportunidades de convertir. Así tuvo algunas situaciones muy prósperas, pero fue un enorme tiro de esquina efectuado por Elorrieta, que pegó en el segundo caño y que se metió para fabricar un gol olímpico y sellar el tres a uno y posicionarse como escolta del puntero Laprida.