Qué pasó el Sábado Santo de acuerdo con la religión cristiana

Qué pasó el Sábado Santo de acuerdo con la religión cristiana

En el marco de la Semana Santa, que este año cayó en un fin de semana largo de seis días, el Sábado Santo se presenta como una jornada de reflexión y espera en el calendario litúrgico.

El relato de lo que sucedió específicamente el Sábado Santo varía según las diferentes tradiciones cristianas y los relatos bíblicos. En términos generales, el Sábado Santo es un día de espera y reflexión en la tradición cristiana, que marca el período entre la crucifixión de Jesucristo el Viernes Santo y su resurrección en la Pascua.

Qué pasó el Sábado Santo

Según los Evangelios, después de la crucifixión de Jesús el Viernes Santo, su cuerpo fue colocado en un sepulcro, y el Sábado Santo se considera un día de descanso en el que el sepulcro se mantuvo sellado y custodiado por los soldados romanos, según la narrativa bíblica.

En términos teológicos, el Sábado Santo representa el descenso de Jesucristo al inframundo, o el Hades, donde se cree que liberó a los justos y los llevó consigo al cielo. Esta doctrina, conocida como la “Descenso al Infierno” o la “Harrowing of Hell”, es una parte importante de la teología cristiana y se menciona en varias fuentes, como la Primera de Pedro en el Nuevo Testamento.

El Sábado Santo es un día de espera y expectativa para los cristianos, ya que anticipan la celebración de la Resurrección de Jesucristo en la Pascua. 

En muchas tradiciones cristianas, este día se observa con solemnidad y se considera un momento para la oración, la reflexión y la preparación espiritual para la celebración de la Pascua.