Oyarbide dice que dejara de hablar frente a su domicilio para evitar que lo “recusen”

El juez federal Norberto Oyarbide anunció hoy que dejará de “formular declaraciones” a la prensa en la puerta de su domicilio para “evitar todo tipo de imprecisiones” y que sus comentarios, “sacados de contexto”, puedan derivar en “planteos recusatorios” “Para evitar diferentes planteos recusatorios que abruman mis dos juzgados, a partir de ahora nos vamos a conducir por escrito”, afirmó Oyarbide a la prensa al salir de su domicilio del barrio porteño de La Recoleta en la que será, según dijo, su última declaración verbal ante los medios.

Ayer, en el medio de la polémica por el llamado de Oyarbide al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, para que preste declaración indagatoria en la causa por las escuchas ilegales, el jefe de Gabinete de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, había dicho que “no existe que el juez hable todos los días por los medios” en una “telenovela mediática” que protagoniza el magistrado.

“Para evitar diferentes planteos recusatorios que abruman mis dos juzgados, los invito a todos ustedes a concurrir a mis juzgados para recibir comunicados escritos”, dijo Oyarbide a los cronistas que lo esperaron frente a su domicilio particular, en Rodríguez Peña entre Avenida Alvear y Posadas.

El juez, adelantándose a eventuales pedidos para que se aparte de las causas que lleva adelante, dijo que “lo que importa es que yo pueda realizar las investigaciones y no perder el tiempo en planteos inútiles que hasta llegan a Casación”.

Entre otras causas resonantes, en el juzgado de Oyarbide se tramitan las causas por presunto enriquecimiento ilícito del matrimonio Kirchner, por presunto enriquecimiento del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y por las escuchas ilegales que salpica al gobierno porteño.