No ceden las tomas de tierras: ya hay cinco predios intrusados

Lejos de solucionarse, el problema parece ir hacia un callejón sin salida. En las últimas horas, dos nuevas tomas ilegales de terrenos -en los barrios de Villa Lugano y Barracas- se sumaron a las otras tres situaciones similares registradas en el área metropolitana. Aquello que había comenzado con la ocupación del gigantesco Parque Indoamericano -donde hay registradas más de 13 mil personas- ahora se extiende en la Ciudad y en el Gran Buenos Aires.

De acuerdo con lo informado por fuentes policiales y por los propios vecinos, a unos 50 metros del club Albariño, de Villa Lugano, cuya cancha de fútbol había sido ocupada ilegalmente el domingo pasado por la noche, se produjo en las últimas horas una nueva toma.

El episodio se inició cuando habitantes de la zona, que como en el primer caso provenían del asentamiento Ciudad Oculta, tomaron terrenos pertenecientes a una empresa de contenedores. El predio está situado en Santander y Timoteo Gordillo, pertenece a la empresa Conteman, y fue ocupado por unas 200 familias, según indicó un empleado del lugar.

Por otro lado, un grupo de personas ocupó durante la madrugada un terreno abandonado en el barrio porteño de Barracas. El grupo de hombres, mujeres y niños instaló varias carpas en un predio situado entre las calles Iriarte, Río Cuarto, Lafayette y la avenida Vélez Sarsfield, de ese barrio de la zona sur de la Ciudad, a metros de la Basílica del Sagrado Corazón.

Los ocupantes aseguraron que provienen de la cercana Villa 21 -uno de cuyos extremos está ubicado a sólo unas cuadras de allí- y que realizaban tareas para desratizar y desmalezar el terreno, que tenía varios años de abandono.

La toma del terreno de Barracas se sumó a la del gigantesco Parque Indoamericano de Villa Soldati; a la cancha de fútbol del club Albariño, en Villa Lugano, y a la del predio en desuso del frigorífico Finexcor, de la localidad bonaerense de Bernal.