Vecinos de villa 21 de Barracas reclaman sueldos atrasados

Un grupo de vecinos de la Villa 21, del barrio porteño de Barracas, que realiza el mantenimiento de la instalación eléctrica de ese barrio, protestaba hoy frente a la jefatura porteña, en demanda de sueldos atrasados y de mejores condiciones para la seguridad laboral.

“Hacemos el mantenimiento de la electricidad de 65 manzanas de la villa 21 y 24 de Barracas y desde hace tres meses no recibimos el pago por nuestro trabajo”, dijo Luis Duarte, uno de los diez trabajadores.

Duarte explicó que la cooperativa Coopar, que es la organización que los contrató para esas tareas, recibe dinero de la Unidad de Gestión e Intervención Social (UGIS), del Ministerio de Desarrollo Económico porteño, a cargo de Francisco Cabrera.

“Ahora los de la cooperativa nos dicen que la UGIS no les manda el dinero y nosotros somos trabajadores que tenemos una familia para sostener”, señaló Duarte.

Durante la protesta, algunos vecinos fueron recibidos por el jefe de gabinete de esa cartera porteña, Ignacio Pérez Riba, quien dialogó por unos instantes con ellos, informaron fuentes del gobierno porteño.

Según los vecinos, el funcionario “se mostró sorprendido por las denuncias y se comprometió a que `a más tardar´ el próximo miércoles cobraremos”.

Además, “Perez Riba nos dijo que va a investigar por qué no tenemos ni obra social, ni seguro de vida”.

No obstante, Duarte anticipó que “de no cumplirse con el cobro de haberes volveremos la semana que viene con todos los vecinos de la villa”.

Duarte explicó que “el gobierno terceriza el mantenimiento de la electricidad y otros servicios en las villas a través de cooperativas que dan trabajo, en condiciones totalmente irregulares”.

El año pasado -recordó Duarte- Gustavo Guerrero, un chico que trabajaba con ellos, murió electrocutado, “por falta de seguridad laboral”.

Por ese motivo -recalcó- “venimos a pedir que además de pagarnos por lo que trabajamos, tengamos las mínimas condiciones de seguridad para hacerlo”.