Macri destaco gestión, estar “abierto al dialogo” y errores “asumidos con humildad y corregidos”

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, defendió hoy la primera mitad de su gestión al frente de la comuna capitalina al sostener que se avanzó “más que en los últimos diez años” y reconoció que hubo “errores” pero aseguró que “han sido asumidos con humildad y corregidos”.

Además, destacó, en numerosas oportunidades en su discurso, estar “abierto al diálogo”, en un presunto intento por diferenciarse del ejecutivo nacional.

Macri señaló que está se está estructurando “una Buenos Aires para todos”, y que a pesar de que “hay cosas para mejorar, estamos en el camino correcto” con “reformas profundas que fueron postergadas tantos años”.

Durante la inauguración del período de sesiones ordinarias de la legislatura capitalina, que incluyó “un minuto de silencio en solidaridad con nuestro hermano pueblo chileno por la tragedia que ha sufrido” a causa del terremoto del sábado pasado, el jefe comunal dijo que los ejes de su gestión para este año estarán en la niñez, la salud y la seguridad.

“Han pasado dos años de gestión, y hemos demostrado con hechos que estamos haciendo una Buenos Aires para todos. Avanzamos mucho en todas las áreas, y, sin dudas, estos dos años hicimos más que en los últimos diez”, remarcó.

En lo que podría leerse como un mensaje a la Casa Rosada, Macri dijo que “este año celebramos juntos el bicentenario de nuestra Nación, donde la Ciudad tiene un rol indiscutible y protagónico”, y se preguntó “¿Qué mejor oportunidad que ésta para asumir, entre todos, el compromiso de aunar los esfuerzos en pos de un país y una Ciudad mejor?”.

“Son muchas las cosas que quedan por hacer, y son muchas las cosas que vamos a hacer. Los invito a sumarse, a proponer, a dialogar, a construir, porque necesitamos de todos para hacer más grande esta Ciudad”, prosiguió.

El jefe de Gobierno indicó que “este año nos planteará nuevos problemas por resolver, nuevos desafíos por encarar, y lo vamos a hacer con el mismo convencimiento que el primer día, con la misma fuerza y con la misma pasión. Con el gran sueño de que es posible una vida mejor. Vamos a seguir haciendo una mejor Buenos Aires para todos. Sabemos que falta, somos conscientes de que hay cosas que mejorar, pero estamos en el camino correcto”.

“Estamos haciendo las reformas profundas que fueron postergadas durante tantos años y logrando resultados que hace un tiempo parecían imposibles. Estos logros no han sido fáciles. En el camino del hacer y de la necesidad de que las transformaciones sean tan profundas como rápidas, hemos cometido errores, los cuales fueron asumidos con dignidad y corregidos”, afirmó.

En noviembre del año pasado, Macri aseguró que cometió “un error al nombrar a (el ex agente de la Federal Jorge) Palacios” al frente de la nueva Policía Metropolitana.

Palacios, procesado por encubrimiento en el caso AMIA, y Osvaldo Chamorro, investigado por supuesto espionaje a funcionarios y dirigentes, fueron los dos jefes de la Policía Metropolitana echados el año pasado antes de que se pusiera en marcha de la fuerza.

Según consideró, “también hemos ganado en experiencias positivas, en éxitos para los vecinos, en avances que repercuten directamente en la mejora de la calidad de vida de la gente. La lección más importante que nos ha dejado el hacer es la certeza de que se puede. Es mentira que no podemos estar mejor”.

“Somos un gobierno abierto al diálogo, escuchando propuestas de todos los sectores, siempre de cara a la gente”, aseveró.

Respecto de los “tres grandes ejes de gestión para este año”, aseguró que “la prioridad uno son los chicos, su salud, su educación, su crecimiento, su diversión, en especial los más desprotegidos”.

Sobre la política sanitaria, manifestó que hubo en sus primeros dos años “récord de inversión en hospitales y centros de salud barriales”, frente a un “déficit estructural que viene de años de desinversión”.

“Otro eje central es el combate de la inseguridad. La seguridad es una política de estado, y no puede quedar sujeta a prejuicios y especulaciones políticas. En el medio de las acusaciones varias y los debates estériles siempre quedan los vecinos”, continuó.

Macri indicó que “hoy podemos decir que, por primera vez en su historia, la Ciudad de Buenos Aires tiene su propia policía. Esta nueva policía es de todos los vecinos, por eso debemos defenderla y trabajar juntos para mejorarla, corrigiendo aquello que esté mal desde un espíritu generoso de políticas de Estado”.

Por otra parte, además de apuntar que “retomaremos las obras de subterráneos, luego de haber resuelto el problema de financiamiento”, dijo que “Buenos Aires necesita de más obras para evitar las inundaciones”.

“Sabemos que en los últimos veinte años se ha invertido muy poco para resolver este problema. Las soluciones no son mágicas: hay que hacer las obras que llevan su tiempo. La del (arroyo) Maldonado, junto a las otras obras que estamos realizando en el resto de la Ciudad, mejorarán sustancialmente la capacidad de resistir las grandes lluvias”, ratificó.