Le ordenan a Oyarbide que siga investigando el caso del avión de Jaime

El juez había intentado desprenderse de la causa. Es por un posible enriquecimiento ilícito.

La Cámara Federal le ordenó al juez Norberto Oyarbide que siga investigando si el avión Lear Jet que el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime usaba como propio está incluido en el patrimonio del ex funcionario.

Jaime, hombre de confianza de Néstor Kirchner, es uno de los kirchneristas que más causas judiciales abiertas tiene.

La decisión sobre el caso del avión la tomó el presidente de la Cámara Federal Martín Iruzun, quien dirimió una disputa de competencia entre Oyarbide, que investiga a Jaime por enriquecimiento ilícito, y Claudio Bonadio, quien tiene a su cargo un expediente en el que se trata de determinar si el ex funcionario recibió dádivas de empresas del Transporte.

Irurzun señaló en su resolución que Oyarbide debe profundizar la investigación sobre el avión que usaba Jaime para determinar si la propiedad de la nave era del ex funcionario. Oyarbide decidió pasarle el caso en diciembre pasado a Bonadio, pero éste se negó a recibirlo porque para comprobar si un funcionario recibió dádivas (dinero a cambio de algo) no es necesario saber a quién pertenece el avión. Con saber quién pagó por los viajes que hizo Jaime junto a sus familiares es suficiente.

Hasta diciembre, Oyarbide y el fiscal Carlos Rívolo habían llegado a un callejón sin salida sobre la propiedad del avión. Según información provista desde Estados Unidos, el Lear Jet –que tiene matrícula estadounidense– fue comprado en US$ 4.083.000 en diciembre de 2008 por la firma Pegasus Equity Investments, radicada en Costa Rica, mediante un crédito de US$ 3.483.000 otorgado por la sociedad Elkrest Investments Limited, con sede en Tórtola, Islas Vírgenes británicas.

El Banco de Utah, EE.UU., fue el asesor financiero de la compra. La Justicia no conoce aún los nombres de los dueños: las acciones de este tipo de sociedades son al portador.

En Argentina, a partir de la documentación llegada del exterior, se determinó que el apoderado de Pegasus es Julián Vázquez, hijo de Manuel Vázquez Gadea, ex asesor de Jaime. Según testimonios del expediente, fueron los Vázquez los encargados de hacer llegar el avión desde EE.UU. a la Argentina. Ellos pagaron el combustible y los honorarios del piloto.

En principio el avión iba a ser explotado por la empresa Macair Jet, perteneciente a la familia Macri.