La ex jueza Parrilli quiere seguir cobrando

Rosa Elsa Parrilli, la jueza destituida por haber discriminado y agredido a dos empleadas de tránsito porteñas, presentó un pedido en el Consejo de la Magistratura para cobrar su sueldo a pesar del fallo que en diciembre consiguió su remoción.

La magistrada, que supo decirles a las empleadas “todas morochas, ni una rubia contratan…”, argumentó en su solicitud que tiene una licencia por enfermedad vigente, que el fallo no está firme y que su salario “tiene carácter alimentario”, según detallaron fuentes judiciales.

Mauricio Devoto, titular del Consejo porteño, se refirió a las explicaciones de la jueza y consideró que “esas son interpretaciones que hace la doctora” y que el Consejo “las analizará seguramente esta tarde cuando salga el tema”.

En tanto, el Consejo de la Magistratura, el mismo organismo que destituyó a la jueza por ocho votos contra uno, ya anunció que entre este jueves y el viernes expedirá la resolución del pedido, aunque Devoto ya dejó entrever en qué contexto se tratará el tema: “Desde el punto de vista del organismo, se entiende que con la notificación de los fundamentos del fallo de la destitución no le corresponde cobrar más el sueldo”, detalló.

Parrilli, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 28 de la ciudad, fue sometida al jury por el Consejo de la Magistratura porteño, acusada de “mal desempeño en sus funciones” después de haber insultado y discriminado el 15 de septiembre pasado a María Albe y Rocío Gómez, cuando quiso retirar su auto que había sido removido.

En esa ocasión, dirigiéndose a las empleadas, Parrilli lamentó que fueran “todas morochas”, que no contrataran a ninguna rubia y sostuvo que las jóvenes “ganan 1.200 pesos para joder a la gente”, por los que las calificó de “tontitas” y amenazó con encarcelarlas. El episodio quedó registrado en una cámara instalada en el lugar, material que fue utilizado como prueba en el juicio político.