La causa por el derrumbe en el boliche Beara esta sin juez

La causa por el derrumbe de un entrepiso en el boliche Beara se quedó momentáneamente sin juez, ya que dos magistradas declinaron seguir con la investigación.

Después de que el fiscal Andrés Madrea pidiera las indagatorias de funcionarios del gobierno porteño y los dueños de la sociedad que explotaba el local, la jueza Alicia Iermini se declaró incompetente porque algunos de los imputados tenían causas abiertas en otro juzgado.

Concretamente, funcionarios porteños del área de Habilitaciones estaban siendo investigados por la jueza Mónica Berdión de Crudo en dos expedientes, uno vinculado con un robo de energía y otro por una cuestión de funcionamiento interno, denunciada por el propio gobierno.

La jueza Berdión de Crudo entendió que resultaba “prematuro” atribuir “conexidad” a los expedientes y devolvió la investigación a Iermini.

En ese tironeo, deberá ser ahora la Sala Especial de la Cámara del Crimen la que tendrá que resolver, en definitiva, quién seguirá al frente de la investigación.

En el caso de que sea Berdión de Crudo, la causa cambiará también de fiscal, ya que no seguiría interviniendo Madrea -quien formuló las imputaciones a funcionarios y dueños del boliche- sino su colega Marcelo Romá.

En la madrugada del 10 de septiembre se derrumbó el entrepiso del boliche ubicado en Scalabrini Ortiz 1638, donde murieron las jóvenes Ariana Lizárraga y Leticia Provedo, y otras veinte personas resultaron heridas.