Israel volvió a atacar el norte de Gaza: ya son más de 35 mil los muertos por la ofensiva en la Franja

Israel volvió a atacar el norte de Gaza: ya son más de 35 mil los muertos por la ofensiva en la Franja

Tras una noche de intensos bombardeos aéreos y terrestres, Israel envió tanques al este de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, a primera hora del domingo, causando la muerte de 19 personas e hiriendo a docenas más, según informaron las autoridades sanitarias.

El número de muertos en la operación militar de Israel en Gaza ha superado ya al menos los 35.000 palestinos, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. Los bombardeos han asolado el enclave costero y provocado una profunda crisis humanitaria.

La guerra fue desencadenada por un ataque dirigido por Hamás contra el sur de Israel el 7 de octubre en el que murieron unas 1.200 personas y más de 250 fueron tomadas como rehenes, según los recuentos israelíes. Israel afirma que 620 soldados han muerto en los combates.

Jabalia es el mayor de los ocho campos de refugiados históricos de Gaza y alberga a más de 100.000 personas, en su mayoría descendientes de palestinos expulsados de ciudades y pueblos de lo que hoy es Israel durante la guerra árabe-israelí de 1948 que condujo a la creación del Estado de Israel.

A última hora del sábado, el ejército israelí afirmó que las fuerzas que operan en Yabalia están impidiendo que Hamás, que controla Gaza, restablezca allí sus capacidades militares.

“Hemos identificado en las últimas semanas intentos de Hamás de rehabilitar sus capacidades militares en Jabalia. Estamos operando allí para eliminar esos intentos”, declaró el contralmirante Daniel Hagari, portavoz militar israelí, durante una reunión informativa con periodistas.

Hagari también dijo que las fuerzas israelíes que operan en el distrito Zeitoun de la ciudad de Gaza mataron a unos 30 militantes palestinos.

“Los bombardeos aéreos y terrestres no han cesado desde ayer, bombardean por todas partes, incluso cerca de las escuelas que albergan a las personas que perdieron sus casas“, sostuvo Saed, de 45 años, residente en Jabalia.

“La guerra se está reanudando, así es como se ve en Jabalia”, señaló a Reuters a través de una aplicación de chat. “La nueva incursión obliga a muchas familias a evacuar”

El ejército volvió a enviar tanques a Al-Zeitoun, un suburbio oriental de la ciudad de Gaza, así como a Al-Sabra, donde los residentes también informaron de intensos bombardeos que 
destruyeron varias casas, incluidos edificios residenciales de gran altura.

El ejército había afirmado haberse hecho con el control de la mayoría de estas zonas hace meses.

Las Fuerzas de Defensa israelíes indicaron que habían sonado sirenas aéreas en la zona meridional de Kerem Shalom y que habían interceptado con éxito dos cohetes lanzados desde las proximidades de Rafah. No se registraron heridos ni daños.

Más tarde, el domingo, sonaron sirenas en la ciudad israelí de Ashkelon debido al lanzamiento de cohetes desde Gaza, lo que indicaba que los militantes seguían siendo capaces de lanzar 
ataques con cohetes tras más de siete meses de guerra.

La televisión Al-Aqsa de Hamás dijo en su cuenta de telegram que los cohetes se habían lanzado desde Jabalia, a pesar de la incursión activa del ejército.

Tiroteo en las afueras de Deir Al-Balah

Los tanques no invadieron el este de la ciudad de Deir al-Balah, según afirmaron residentes y medios de Hamás, pero algunos tanques y excavadoras israelíes penetraron en la valla de las afueras de la ciudad, lo que provocó un tiroteo con combatientes de Hamás.

En un ataque aéreo a última hora del sábado en Deir Al-Balah murieron dos médicos, un padre y su hijo, según informaron funcionarios de sanidad.

El brazo armado de Hamás y la Yihad Islámica indicó que sus combatientes atacaron a las fuerzas israelíes en varias zonas dentro de Gaza con cohetes antitanque y bombas de mortero, incluso en Rafah, hasta entonces el último refugio de los palestinos donde se refugiaban más de un millón de personas.

La compañía palestina de telecomunicaciones dijo que los servicios de Internet en las zonas del sur del enclave estaban cortados debido a la “agresión” en curso, y añadió que los trabajadores 
estaban tratando de resolver el problema.

El domingo, más familias, estimadas en miles, abandonaban Rafah a medida que se intensificaba la presión militar israelí. Proyectiles de tanques cayeron sobre la ciudad mientras el 
ejército daba nuevas órdenes de evacuación que abarcaban algunos barrios del centro de la ciudad, fronteriza con Egipto.

“Cuando salí de Rafah, pasé por Khan Younis, lloré, no sabía si lloraba por lo que estaba pasando, por la humillación y el sentimiento de pérdida que sentía o por lo que había visto”, dijo 
Tamer Al-Burai, residente de Gaza, que había estado refugiado en Rafah.

“Vi una ciudad fantasma, todos los edificios a ambos lados de la carretera, distritos completos fueron arrasados. La gente huye en busca de seguridad, sabiendo que no hay ningún lugar seguro, y que no hay tiendas de campaña ni personas que cuiden de ellos”, declaró a Reuters.

(Reportaje y redacción de Nidal al-Mughrabi. Información adicional de Nayera Abdallah en Dubai y Emily Rose en Jerusalén. Edición de El Cairo: Sharon Singleton, Editado en español por Juana Casas, Reuters).