Guerra a los motochorros

El jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, envió a la Legislatura un proyecto de ley que, para evitar robos, prohibirá el ingreso en el microcentro de motos con dos personas a bordo, de lunes a viernes, de 9 a 18. Además, exigirá a los motociclistas que circulen por la ciudad usar un chaleco refractante con el número de patente impreso. La iniciativa también contempla que las estaciones de servicio sólo puedan vender combustible a los motociclistas que usen el chaleco y casco y que acrediten la documentación de la patente del vehículo. Estas restricciones, que buscan combatir a los llamados “motochorros” y que se aplican en Bogotá (Colombia), ya despertaron muchas controversias. Hubo rechazos de sectores de la oposición y cuestionamientos de constitucionalistas, que consideran que la prohibición de viajar con un acompañante coarta la libertad personal de circular por la ciudad. El proyecto del Poder Ejecutivo local, en el que trabajó el diputado macrista Martín Ocampo junto con otros legisladores, estipula que en las zonas donde sí se permitirá circular con un acompañante será éste quien deba utilizar el chaleco refractante con el número de la patente impreso, y que las estaciones de servicio deberán colocar carteles visibles que consignen la prohibición de vender combustible y lubricantes a quienes no cumplan con esa norma. La propuesta del uso de un chaleco refractante remite a un proyecto presentado en 2008 por el diputado Daniel Amoroso, que aún tiene estado parlamentario.