El acusado por la muerte de Miguel Ramírez en el recital de La Renga admitió que tiró una bengala y seguirá detenido

El joven de 26 años, identificado como Iván Fontán y acusado de tirar la bengala que mató a Miguel Ramírez en el último concierto de La Renga declaró ayer ante la Justicia. Fontán admitió haber prendido una bengala, la cual llevó desde Bahía Blanca –donde reside en la actualidad- pero dijo no saber si ese fue el artículo pirotécnico que le quitó la vida a Ramírez.

Mientras Fontán continuará detenido bajo la calificación penal por dolo eventual, en caso que la fiscal Virginia Bravo compruebe esta presunción el joven quedaría expuesto al pedido de prisión de entre 8 y 25 años. Según explicaron, si bien su propósito no fue el de lesionar a alguien, el accionar “fue ejecutado con un medio que podía razonablemente producir la muerte”.

Según argumentó el abogado de Fontán, Gustavo Avellaneda, se produjo “una falla” que ocasionó el desvío del “curso normal” de la bengala. Al respecto explicó que “hubo un defecto grosero en la bengala. El la prendió pero no sabe si impactó en alguien. El recital nunca se paró y tampoco vio un tumulto de gente atendiendo a gente”.