Declara un alto jefe policial por la denuncia de Stornelli

El fiscal Marcelo Romero tomará declaración al nuevo jefe de la División Automotores, Carlos Catalano. Es por la denuncia de la utilización de menores para cometer delitos. La semana próxima declararán los integrantes de la plana mayor de la Policía.

La diligencia está prevista para esta mañana y quien deberá declarar es el flamante jefe de esa división, Carlos Catalano, quien reemplazó al comisario Marcelo Andrade, designado luego en la Departamental de Investigaciones de Mercedes y relevado el miércoles último por el ministro Stornelli.

Esa división es justamente en la que el ministro realizó las modificaciones que, según denunció, pudieron motivar una reacción por parte de ciertos sectores de la fuerza, en actividad y en retiro, y que habrían derivado en la seguidilla de homicidios de mujeres en intentos de robo de auto, entre el 17 de noviembre y el 6 de diciembre últimos.

En el marco de la pesquisa iniciada a raíz de la denuncia de Stornelli, quien ayer ratificó sus dichos ante el fiscal y aportó nueva documentación, está previsto que la semana próxima comiencen a declarar los integrantes de la plana mayor de la Policía Bonaerense, el primero de ellos, el comisario general Juan Carlos Paggi.

También se planea tomar contacto con los fiscales que investigan los tres crímenes de mujeres aludidos por Stornelli con el fin de buscar posibles vinculaciones.

Romero investiga una denuncia que indica que policías en actividad, retirados y exonerados habrían alentado a menores de edad a que cometan crímenes con el objetivo de desestabilizar al gobierno de Daniel Scioli.

El fiscal se presentó ayer a la tarde en el Ministerio de Seguridad provincial, en La Plata, donde por espacio de media hora tomó declaración testimonial a Stornelli.

Según explicó Romero a Télam, el ministro aportó documentación relacionada a los crímenes de la arquitecta y catequista Renata Toscano (43); de la docente Sandra Almirón (37) y de la bioquímica Ana María Castro (54), asesinadas por delincuentes jóvenes que les dispararon a quemarropa cuando estaban a bordo de sus autos.