Chacho desilusionado

La noticia llegó desde Uruguay. Bastó que un matutino del país vecino anunciara que el ex director de Papel Prensa Dante Dovena podría convertirse en el nuevo embajador argentino en Montevideo para que en en el ámbito nacional medios y políticos se hicieran eco de la novedad. Y como era de esperarse, las repercusiones más jugosas llegaron del ámbito de la política vernácula. Hubo algunos ultra K que festejaron el dato -pese a que no está confirmado- y otros que, disgustados, pusieron el grito en el cielo. Entre estos últimos está Carlos “Chacho” Alvarez. Es que desde hacía tiempo el ex vicepresidente creía que la Embajada de Uruguay iba a quedar en sus manos, algo que al parecer le estaba prometido después de una gran insistencia suya. Pero los trascendidos hacen suponer que el ex aliancista se quedará sin ese cargo, por cierto tan solicitado en el mundo diplomático puesto que el sueldo es casi el mismo que el que percibe el embajador en Estados Unidos, pero en un país más familiar y a media hora de Buenos Aires