Apresaron a un asesino serial: dicen que tenía “un pacto” con “San la Muerte”

La detención fue casi casual. Pero al revisar los antecedentes, se descubrió que se estaba ante un “asesino serial”, buscado por entre 9 y 10 crímenes. Se trata de un joven de 22 años que fue detenido por la Policía en el barrio de Flores. Estaba siendo investigado acusado por diferentes homicidios cometidos en la zona del Barrio Rivadavia 1, en esta capital. Pero hay otro condimento: para los investigadores, el joven -conocido con el apodo de “Marcelito”-, había hecho “un pacto” con “San la Muerte” y por ese motivo cometía los crímenes.

Fuentes cercanas al caso dijeron al respecto: “El homicida habría pactado con San la Muerte, al cual le había prometido una muerte por semana para obtener la protección suya y de su familia”.

Según trascendió, desde la detención del joven ya declararon ante la Justicia al menos seis testigos y uno de ellos dio “detalles del pacto con san la muerte”.

Sobre las acusaciones que pesan en su contra, los investigadores subrayaron que cinco de los crímenes por los cuales se lo buscaba “ya le fueron probados”, y agregaron que tenía orden de captura por “homicidio agravado” librada por el Juzgado Nacional de Menores Nº7 a cargo del juez Enrique Velázquez.

Uno de los hechos que se le atribuyen es el homicidio del joven estudiante de Filosofía Rodrigo Ezcurra, de 27 años, cuyo cuerpo fue hallado en abril pasado en los pasillos del Barrio Rivadavia, con un balazo en el pecho.

Según lo señalado por fuentes de la Policía Federal, el joven detenido fue descubierto “en actitud sospechosa” el último fin de semana por el personal de una brigada de la comisaria 38. Luego de intentar escapar, el joven fue requisado y se descubrió que tenía en su poder el arma reglamentaria de un agente de la Policía Federal.

Tras las averiguaciones, se supo que se trataba de un individuo que estaba siendo investigado desde hacía tres semanas por personal de la División Homicidios de la Policía Federal.