Alperovich rechazó reformar la Constitución para un tercer mandato de Cristina

El reelecto gobernador de Tucumán, el kirchnerista José Alperovich, reprobó ayer la presunta intención de un sector del Frente para la Victoria de impulsar una reforma constitucional para que la presidenta Cristina Fernández pueda postularse a un tercer mandato si obtiene un nuevo respaldo electoral el 23 de octubre.

Alperovich, quien obtenía este mediodía el 70 por ciento de los votos con el 95 por ciento de las mesas escrutadas, negó ser un ejemplo que aliente la supuesta iniciativa reformadora, al argumentar que hay que “esperar la renovación” dirigencial, pese a haber promovido una modificación de la Carta Magna local para quedar habilitado a postularse para una tercera gestión. No obstante, atribuyó “parte” de su “triunfo” en los comicios al apoyo de la presidenta Cristina Fernández y su esposo, el fallecido ex primer mandatario Néstor Kirchner, concretado a través de la financiación de “obras públicas”.

“No, no creo. Yo creo que hay que dejar a la gente, esperar la renovación, yo no creo que haya un tercer mandato”, respondió Alperovich al ser consultado sobre si él era un ejemplo a seguir por el sector del kirchnerismo que presuntamente prevé impulsar la reforma constitucional.

En Tucumán, con la reforma de la Carta Magna de 2006, los constituyentes introdujeron la posibilidad de la reelección por un mandato consecutivo para todos los cargos y agregaron una cláusula transitoria con la cual establecieron que no se computara como primer mandato el que se ejercía en ese momento.

El reelecto mandatario provincial, elegido por primera vez para ocupar el Poder Ejecutivo tucumano en 2003, pudo así presentarse por segunda vez en 2007, como si se tratara de su primera postulación.

El gobernador de Tucumán, luego de oponerse a una eventual reforma de la Constitución Nacional, agradeció el apoyo de la primera mandataria y de Kirchner. “Tanto Cristina como Néstor ayudaron mucho a nuestra gestión.

Parte del triunfo se lo debemos a Cristina y a Néstor porque los dos han apoyado fuerte a Tucumán con obras públicas”, enfatizó Alperovich en declaraciones a radio La Red.

Destacó que la provincia que administra “dejó de ser la Tucumán de 2003, conocida por los 25 mil desnutridos, los chicos muertos por desnutrición y la falta de educación”.

El mandatario diferenció: “Prácticamente, no hay desnutrición en Tucumán y bajó el índice de mortalidad infantil, que era el más alto del país, de 25 por mil a 13 por mil”.

Sin embargo, reconoció que “falta mucho” por mejorar para revertir los actuales indicadores sociales.