Macri no sabe cuando se desalojara el club: «gobierno trabaja aisladamente». Policía «protege» a ocupantes

El jefe del Ejecutivo porteño, Mauricio Macri, afirmó hoy que no tiene «la menor idea» de cuándo se resolverá el desalojo del club Albariño porque «el Gobierno nacional trabaja aisladamente» y denunció que la Policía Federal «protege a los que usurpan», en lugar de amparar a los vecinos de Villa Soldati.

El funcionario admitió la «incapacidad que tiene» su administración por resolver esta situación «porque no conduce la Policía Federal» y remarcó que «los vecinos están realmente preocupados, angustiados, asustados» por la ocupación del predio por parte de personas que reclaman viviendas.

«No tenemos la menor idea (de cuándo se desalojará el club), porque el gobierno nacional trabaja aisladamente», se quejó Macri, quien ayer le pidió públicamente a la presidenta Cristina Fernández que dé la orden para desocupar las instalaciones tomadas hace ocho días.

En declaraciones a radio Mitre, el mandatario comunal resaltó: «Lo que sí tengo claro es lo que están viviendo el barrio, los vecinos. Ayer hablé un rato con ellos y, la verdad, el nivel de desesperación, de enojo, de confusión que tienen es enorme porque este tema ya lleva diez días».

Macri alertó que, en las cercanías del club Albariño -ocupado por gente que se resiste enérgicamente a abandonar el lugar-, «los vecinos están asustados porque una cosa es verlo por televisión y otra cosa es convivir a metros de ese lugar 10 días».

«El grupo que ha usurpado es violento, como lo ha dicho la justicia, y los vecinos son gente de trabajo, que le ha costado toda una vida tener su vivienda propia, o que alquilan, pagan sus impuestos y encuentra que la Policía protege a los que usurpan en vez de protegerlos a ellos», lanzó.

Cuando se le preguntó por qué, en el caso del club Albariño, no se mantuvo el mismo acuerdo que días atrás sellaron los gobiernos nacional y porteño para desalojar el Parque Indoamericano, Macri subrayó que en aquel entendimiento no intervino su administración y llevó a «engaño».

«El acuerdo del Parque Indoamericano no provino de nuestro acuerdo sino de la negociación que hizo el Gobierno nacional con los líderes que estaban en el lugar que, en muchos casos, eran piqueteros kirchneristas y estos señores se retiraron», aseveró.

El jefe de la administración capitalina añadió que en el caso de la ocupación del club Albariño «se ve que es gente que no acepta ningún tipo de negociación, está empecinada en quedarse ahí a cualquier costo y reacciona con mucha violencia». Macri reflexionó que «en este desmadre de la ausencia del Estado, que no empezó ahora sino en la era kirchnerista, donde cada vez más se ha permitido cualquier cosa que va en la misma línea que los cortes de tránsito o la toma de escuelas» se van consolidando «estos grupos mafiosos que se dan cuenta» de que «de esto tienen» grandes ganancias.

Reiteró que se trata de grupos mafiosos que «llegan con una logística, con camionetas, empiezan a lotear (el terreno), después traen gente a la cual le venden un pedazo de tierra» sin que el Gobierno nacional, afirmó, tome real dimensión del problema.