Uruguay: detuvieron a dos enfermeros por la muerte de al menos 60 pacientes

Dos enfermeros reconocieron ante la justicia uruguaya los homicidios de 16 pacientes en dos hospitales del país, por lo que se encuentran procesados por “homicidio especialmente agravado” junto a una enfermera que fue imputada por el delito de encubrimiento.

Uno de los enfermeros reconoció cinco crímenes y otro 11, ante el juez de la causa, Rolando Vomero.

Los enfermeros inyectaban a los pacientes morfina y aire, en algunos casos, “lo que les ocasionaba la muerte en pocos minutos”, explicó Vomero.

“No querían ver sufrir a la gente”, dijo el magistrado a la prensa, citando a los procesados.

En todos los casos, los pacientes se encontraban “graves”, pero “su muerte no era esperada”, indicó el juez Rolando Vomero.

La investigación por las muertes se inició hace dos meses, bajo el nombre “Operación ángeles”, a partir de una denuncia de funcionarios de los centros asistenciales -uno público y otro privado- de Montevideo, y tomó estado público ayer, causando conmoción en Uruguay.

Los enfermeros reconocieron en los interrogatorios “varias muertes” que no quisieron determinar con precisión.

Los mataban por “móviles de piedad”, declaró Inés Massiott, abogada de uno de los enfermeros, a la salida de la sede penal.

Citando fuentes no identificadas vinculadas a la investigación, medios de prensa locales especularon que los personas fallecidas en este caso podrían llegar a ser 200 en los últimos dos años.

La Justicia y la Policía sospechan que uno de los móviles es que “se trataba de pacientes que demandaban mucha atención”.