Tras su contundente triunfo en las Primarias, Cristina Kirchner agradeció a los votantes y ratificó el rumbo

Convocó a una conferencia de prensa después de 556 días desde la última vez que se expuso a preguntas. La presidenta Cristina Kirchner celebró así la contundente victoria que obtuvo en las elecciones primarias y calificó el resultado como “un triunfo de la gestión” de los ocho años de gobierno kirchnerista.

Con el nuevo tono moderado y conciliador que ensayó antes de las elecciones, la jefa del Estado anticipó, además, que habrá escasos actos de campaña y que hasta los comicios generales del 23 de octubre se concentrará en mostrar el día a día de la gestión.

“La sociedad votó una gestión de gobierno que viene desarrollándose desde el año 2003, con errores, con aciertos, con marchas y contramarchas. Es también un reconocimiento al trabajo y a la gestión”, se plantó Cristina ante la primera pregunta de las cinco que aceptó contestar, en una suerte de análisis de situación.

A pesar de que en la noche de su triunfo había reiterado varias veces la necesidad de hacer una convocatoria a todas las fuerzas políticas, y había pedido “unidad”, ayer acotó el diálogo al ámbito del Congreso y cerró la puerta a eventuales reuniones con los partidos políticos de la oposición.

Entre las pocas definiciones que dio, contó que no cambiará su estrategia de campaña. Después del 50 por ciento de los votos que obtuvo y la abismal diferencia con sus competidores, quedó claro que Cristina no hará grandes retoques. “Para mí no hay mejor campaña que trabajar, sobre todo cuando uno tiene responsabilidades institucionales. Eso es lo que la gente espera: trabajo, esfuerzo, y ése es el camino que vamos a seguir”, anticipó.

De buen humor, apelando a su histrionismo y a un nuevo libreto en el que sobresalieron las bromas, la Presidenta envió pocas señales sobre el futuro gobierno después de quedar a un paso de la reelección, gracias al 50 por ciento de los votos y la diferencia de casi 38 puntos respecto de sus competidores. Ni hablar del nuevo gabinete y menos de las próximas medidas que podría tomar.

La Presidenta decidió dar la conferencia anteanoche, apenas terminado su discurso en el búnker oficialista. La idea era que sólo ella acaparara la palabra pública del Gobierno con semejante caudal de votos cosechados. Rodeada de todo su gabinete en el Salón Sur de la Casa Rosada y ante más de 50 medios, Cristina Kirchner celebró la realización de las primarias y, sobre todo, la gran participación ciudadana, que alcanzó el récord histórico desde el retorno de la democracia, con el voto del 77,82 por ciento del padrón.

La Presidenta usó buena parte de su mensaje para analizar su victoria. “La gente valora la capacidad de respuesta que pueden tener sus dirigentes ante sus problemas, ante las crisis”, reflexionó, y retomó el pedido público que les hizo a sus seguidores. “Nadie es dueño del voto de nadie. Los ciudadanos no tienen propietarios. No hay que creérsela, esto es fundamental”, exigió.