Obama fija las fronteras de 1967 como base para el acuerdo entre palestinos e israelíes. Rechazo de Netanyahu

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se manifestó ayer a favor de que se tomen las fronteras de 1967 como base para negociar un acuerdo entre israelíes y palestinos. El mandatario realizó estas declaraciones durante un discurso en el que mencionó varios de los cambios en el mundo árabe.

“Las fronteras de Israel y Palestina deben estar basadas en las fronteras de 1967 con intercambios de mutuo acuerdo, de manera que se establezcan fronteras seguras y reconocidas por los dos Estados”, sostuvo Obama. Al respecto añadió que “la retirada total y gradual de las fuerzas militares israelíes debe ser coordinada bajo la idea de una responsabilidad de la seguridad palestina en un Estado soberano y no militarizado”.

Estas declaraciones causaron malestar en el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu que hoy se reunirá con Obama en Washington. El mandatario israelí consideró que los límites de 1967 son “indefendibles” y una retirada como sugiere Obama podría poner en peligro la seguridad de Israel.