Miles de fieles rindieron tributo a San Cayetano tras hacer varios días de fila frente a la iglesia del barrio de Liniers

Durante toda la jornada del domingo miles de personas se acercaron hasta el barrio de Liniers para celebrar un nuevo día de San Cayetano. Al igual que todos los 7 de agosto, los fieles hicieron varias cuadras de cola para acercarse a la imagen del santo aunque hubo menos gente que en el 2010.

La iglesia se abrió a las 0 de ayer domingo y una doble fila de devotos comenzó a ingresar para poder pedirle o agradecerle a la imagen de San Cayetano. Además, hubo unos 1.500 voluntarios, 200 sacerdotes y casi 1.000 scouts que atendieron a los fieles y repartieron pan, sopa caliente y mate cocido.

La fila comenzó a formarse el pasado viernes cuando muchos hicieron guardia montando campamento en la Avenida Juan B. Justo para estar entre los primeros lugares. El lema de este año fue “Junto con San Cayetano rezamos por paz, pan y trabajo.”