Jueves negro en los mercados mundiales: caen fuerte las bolsas por los bancos europeos y los datos de EE.UU.

Los crecientes temores a una nueva recesión global y la inquietud por la salud financiera de los bancos europeos se combinaron ayer para provocar otra jornada negra en los mercados, con derrumbes de hasta el 6% en algunas bolsas.

Luego de algunas sesiones de relativa calma, Wall Street cerró con una fuerte caída, siguiendo la tendencia de las bolsas europeas, que operaron durante todo el día en rojo. El Dow Jones perdió el 3,68% -perforó la barrera de los 11.000 puntos-; el Nasdaq, el 5,22%, y el índice Standard & Poor’s 500 declinó un 4,46%.

Las bolsas europeas habían abierto con pérdidas moderadas, pero la tendencia bajista se intensificó al mediodía. La bolsa de Milán lideró la caída del nuevo jueves negro en Europa, con pérdidas del 6,15%, seguida por la de Fráncfort, que cayó el 5,82%, su mayor descalabro desde noviembre de 2008. París cedió el 5,48%; Madrid, el 4,70%, y Londres, el 4,49%.

La fuerte reacción a la baja de los mercados fue provocada por varias informaciones inquietantes, que despertaron los viejos fantasmas que habían hecho tambalear a las bolsas la semana pasada. Así, agosto va camino a convertirse en uno de los meses más volátiles.

Por un lado, según The Wall Street Journal, la Reserva Federal de Nueva York está preocupada por la capacidad de las filiales norteamericanas de los bancos europeos para mantener un nivel adecuado de liquidez, en caso de que sus casas centrales deban repatriar capitales súbitamente (ver aparte).

Por otra parte, los inversores recibieron muy negativamente la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento mundial realizada por el banco norteamericano Morgan Stanley. Según sus nuevas estimaciones, este año será del 3,9% (en lugar del 4,2 % previsto anteriormente) y en 2012, 3,8 % (desde el 4,5%).

Las economías de Estados Unidos y Europa están “peligrosamente próximas a una recesión”, dijo Morgan Stanley en su informe. “No hace falta mucho más para inclinar la balanza”, agregó.

El banco norteamericano también rebajó sus pronósticos respecto a China, la economía emergente que hasta ahora ha impulsado el crecimiento de otros países, como Alemania, locomotora de la Unión Europea.

La caída en Wall Street parece indicar un regreso de la volatilidad que ha caracterizado el mundo de las finanzas desde el 21 de julio pasado. Las acciones, sin embargo, habían estado relativamente tranquilas esta semana debido a una serie de buenos resultados de las empresas.