Fiscal pide la detención de dirigentes y barrabravas de River. Passarella difunde datos de la auditoría del club

Continúa la polémica tras el descenso de River Plate y ayer jueves el fiscal del distrito de Saavedra, José María Campagnoli, pidió la detención de ocho personas vinculadas con el club. Según remarcó, todos deberían ser detenidos por la amenaza que sufrió el árbitro del partido, Sergio Pezzotta, en el entretiempo del partido definitorio ante Belgrano.

El primero en ser señalado por Campagnoli es el secretario de River, Daniel Bravo, además del responsable de la seguridad interna del club, Gabriel Riccio, el vocal suplente, Néstor Morelli, y de quien sería el supuesto nexo con los barrabravas, Francisco “Jajo” Bierniakowicz. Asimismo, los barras apuntados son Martín Araujo, Héctor “Caverna” Godoy y Gustavo “El Uruguayo” Larrain, así como el policía Matías Ponce.

En su presentación, el fiscal denunció que “el triángulo de complicidades espurias entre Los Borrachos del Tablón, los dirigentes y las autoridades de la Policía Federal Argentina, reiteradas veces denunciado por este Distrito, ha quedado en evidencia en forma indiscutible”.