El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria en el conflicto entre Aerolíneas Argentinas y sus pilotos

Luego de una audiencia realizada en Callao al 100, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria para destrabar el conflicto entre los trabajadores agrupados en la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y Aerolíneas Argentinas, que generó un cese de actividades por 6 horas durante la madrugada del lunes.

Las partes volverán a reunirse el 6 de septiembre, aunque el dirigente de APLA Pablo Biro sostuvo que “los pilotos y los afiliados a la APLA en ningún momento adoptaron las medidas de acción directa que se les atribuyen”.

Para el ministro Carlos Tomada, en cambio, la decisión de APLA fue “una medida encubierta, un quite de colaboración muy explícito”, y explicó en declaraciones radiales que “se convocó a cumplir con sus funciones a 22 pilotos y, todos, dijeron que no estaban en condiciones de volar, lo que es muy grave”.

Como consecuencia, la empresa Aerolíneas Argentinas informó en un comunicado haber registrado pérdidas por “más de 2,8 millones de dólares” debido a la cancelación de sus vuelos a Madrid y Auckland, en concepto de “gastos de hotelería y traslados, multas de países extranjeros por incumplimiento de contrato de viaje y compensaciones a los damnificados”.