El atacante de Noruega cambió su versión: dijo que hay ‘otras dos células’ en su organización. Podrían acusarlo de ‘crímenes contra la Humanidad’

El ultraderechista Anders Behring Breivik, por ahora único responsable de los atentados en Noruega, ayer lunes declaró ante la Justicia y advirtió que existen “otras dos células más” en su organización terrorista. El asesino explicó que su intención “no tenía como fin matar a tantas personas como fuera posible, sino enviar una señal firme al pueblo”.

El juez Kim Heger señaló que “a pesar de que el acusado admite de facto las acusaciones, se declaró no culpable. Considera que estaba obligado a actuar para salvar a Noruega y Europa occidental, entre otras cosas, de la cultura marxista y el islamismo”. En cuanto a las dos células las describió como nuevos Caballeros Templarios.

Por otra parte, la Policía noruega evalúa acusar a Breivik de “crímenes contra la humanidad” lo que prevé una pena máxima de 30 años de prisión. En tanto, el juez Heger le imputó dos cargos por terrorismo y ordenó la investigación de sus supuestos colaboradores.