El acusado de tirar la bengala en el recital de La Renga admitió su culpa en una carta: ‘No sé si merezco perdón’

El acusado de encender la bengala que el último recital de La Renga terminó con la vida de Miguel Ramírez, Iván Fontán, redactó una carta en la que escribió que “no hay palabras de consuelo ni tampoco sé si merezco perdón”. Ayer jueves desde la DDI de La Plata, respondió a cuatro preguntas enviadas por la revista Rolling Stone.

En tanto, en la próxima semana Fontán será sometido a una pericia psiquiátrica. Cuando de la revista le preguntaron por qué lanzó la pirotecnia, el acusado señaló que “llevé la bengala al recital porque la obtuve y nunca había encendido ninguna, pensé que era un lugar abierto muy grande e iba a ser mi oportunidad. La Renga es una banda increíble que no incita a hacer el mal, todo lo contrario. A mí me hizo levantar muchas veces y quise ofrendarle algo”.

Asimismo, la semana pasada el joven le confesó a la fiscal de La Plata, Virginia Bravo, haber encendido la bengala náutica, aunque también dijo que no sabía donde cayó. En cuanto al lanzamiento de la pirotecnia, Fontán explicó que quedó paralizado, “jamás pensé que me podía pasar eso, no pude disfrutar del resto del show a la distancia, y me fui a naufragar a la marea del pogo”.