Evo Morales expulsó a un funcionario iraní acusado por el caso AMIA

El presidente de Bolivia Evo Morales ordenó ayer martes al ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, que abandonará el territorio boliviano. Se trata de un funcionario prófugo de la Justicia argentina, acusado por el atentado a la AMIA en Buenos Aires.

La medida la tomó Morales luego de que las entidades que representan a la comunidad judía en la Argentina, la AMIA y la DAIA, repudiaran la estadía de Vahidi en Bolivia. El Presidente boliviano ofreció “todo tipo de cooperación” al respecto, pidió disculpas y atribuyó lo ocurrido al “desconocimiento”.

Por su parte, Vahidi es uno de los seis funcionarios a los que la Argentina acusa de estar involucrados en el ataque contra la AMIA en 1994 y sobre quien Interpol libró en 2007 órdenes de captura. En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca Céspedes, envió una carta a su par argentino, Héctor Timerman en la cual explicó que “lamentablemente desconocía la situación del funcionario iraní y bajo ningún aspecto su presencia debe considerarse como un acto de agravio, que pudiera afectar el excelente nivel de los relaciones boliviano- argentinas”.