Una nueva complicación empantana aún más la investigación sobre el falso abogado Marcelo D'Alessio

La investigación por las presuntas actividades ilegales del falso abogado Marcelo D’Alessio sumó una nueva complicación a todas las que ya aparecieron después de que la Cámara Federal de Casación resolviera que el expediente pase a tramitar ante los tribunales de la Capital Federal.

La Cámara Federal de Mar del Plata envió a su par porteña, sin resolver, todas las apelaciones formuladas contra la última decisión del juez federal de Dolores, Martín Bava, entre ellas varios procesamientos y ampliaciones de procesamientos de imputados.

En esa situación están varios de los imputados periféricos de las maniobras atribuidas a D’Alessio, pero quedaron excluidos –por ejemplo- el fiscal Carlos Stornelli y el periodista Daniel Santoro. El abogado Rodrigo González, procesado por Bava, apeló la medida y todas las partes (querellas, fiscalía e imputados), con excepción de la Unidad de Información Financiera (UIF) coincidieron en que debía ser sobreseído.

Pero la UIF es querellante ante los casos de “lavado”, y en la parte de la causa que investiga presunto lavado de unos 500 millones de euros a través de un grupo de Whatsapp denominado “Buenos Aires” el abogado González no sólo no está involucrado sino que ni siquiera integra el listado de quienes en algún momento estuvieron bajo investigación.

La Cámara de Mar del Plata se aprestaba a definir los planteos que quedaban pendientes cuando su superior jerárquico, la Casación, le quitó la competencia.

“La autoridad del Tribunal Superior, en este Caso la Cámara Federal de Casación Penal, así como innegables razones de economía procesal íntimamente vinculadas a una rápida y adecuada administración de justicia, conducen a respetar la doctrina allí establecida”, sostuvo el tribunal marplatense.

Esas circunstancias –añadió- “ameritan que, consecuentemente, se remitan las presentes actuaciones en el estado que se encuentran al Juzgado Federal de la ciudad de Dolores, a fin que el Magistrado gire el caso a quien -en definitiva- resulte competente para entender sobre la cuestión ventilada en este legajo”.

Todo indica que la causa quedará radicada ante la Sala Segunda de la Cámara Federal porteña, integrada por los jueces Mariano  Llorens, Eduardo Farah y Pablo Bertuzzi.